Buscar

El enviado de la ONU para el Yemen urge a los bandos a evitar una escalada de violencia

EFE
10/01/2019 - 21:06
Más noticias sobre:

Saná, 10 ene (EFE).- El enviado de la ONU para el Yemen, Martin Griffiths, urgió a los rebeldes hutíes y a las fuerzas gubernamentales a evitar una escalada de violencia tras el ataque de hoy contra la cúpula del Ejército regular.

Griffiths afirmó que está "alarmado" por esa escalada de violencia de hoy en el Yemen e instó a todas las partes del conflicto a "ejercer moderación y abstenerse de una escalada mayor".

"El enviado especial pide a las partes del conflicto que creen un ambiente propicio para mantener el impulso positivo generado por las consultas de Suecia y la reanudación del proceso de paz yemení", escribió Griffiths en su cuenta de Twitter.

Los rebeldes hutíes atacaron hoy con un dron cargado de explosivos un desfile militar del Ejército yemení en la base de Al Anad, en el sur del país, causando al menos cuatro muertes y varios heridos, incluidos algunos altos mandos, según fuentes oficiales y de los insurgentes.

El jefe del Estado Mayor del Ejército yemení, el general Abdulá Salem al Nakhai; su adjunto, el general de brigada Salih al Zindani, y el jefe de la Inteligencia Militar, el general de brigada Mohamed Salih Tamah, resultaron heridos en el ataque, según fuentes del Ejército yemení consultadas por Efe.

Fuentes médicas de la ciudad de Adén, cerca de donde se produjo el ataque, aseguraron a Efe que todos los líderes del Ejército ya han sido dados de alta, excepto el jefe de la Inteligencia Militar, que fue herido de metralla cerca del corazón.

El portavoz militar de los hutíes, el general Yehia Saria, declaró que el aparato empleado en el ataque era del tipo Qasef K-2, diseñado para explotar a unos 20 metros de altitud sobre su blanco y lanzar fragmentos de metralla.

El ataque se produce semanas después de que ambos bandos llegasen a un acuerdo durante las conversaciones de Suecia para implementar un alto el fuego en la ciudad estratégica de Al Hudeida y para el intercambio de cerca de 16.000 prisioneros. EFE

ja-mp/si