Política

El escaño de Errejón en Podemos, una decisión que depende casi en exclusiva de él

Madrid, 18 ene (EFE).- La continuidad de Íñigo Errejón como diputado de Unidos Podemos, y por tanto, con escaño adscrito a este grupo parlamentario, es una decisión que depende, casi en exclusiva, de él.

El reglamento del Congreso es claro cuando establece los cauces por los que un diputado puede causar baja o pasar a otro grupo parlamentario, incluido el Mixto, pero no contempla un extremo que tampoco tiene precedentes inmediatos.

Esa hipótesis es la que se produciría si Podemos suspende de militancia a Íñigo Errejón y el grupo de Unidos Podemos transmite a la Mesa que entre sus diputados hay una persona menos. A partir de aquí, explican a Efe fuentes parlamentarias, se abriría un proceso inédito cuya resolución correspondería a la propia Mesa.

Lo que la Constitución y el reglamento del Congreso define sin espacio para la interpretación es que el escaño es personal y sólo quien lo ocupa puede renunciar a él.

En otras palabras: Errejón se presentó a las elecciones generales de junio de 2016 en la lista por Madrid de Unidos Podemos y los ciudadanos le eligieron para formar parte del Congreso.

El artículo 22 del reglamento, dedicado a las causas que pueden derivar en la pérdida de la condición de diputado, indica que esto sucederá por decisión judicial firme que anule su elección; por fallecimiento o incapacitación, proveniente a su vez de una decisión judicial firme; por extinción del mandato, esto es, por ejemplo, debido a la disolución de las Cortes; o por renuncia del diputado, lo que transmitiría a la Mesa de la Cámara.

Aquí entra el caso de Errejón, a quien Podemos sitúa ya fuera de la organización una vez ha hecho oficial su intención de concurrir a las elecciones autonómicas en Madrid bajo las siglas de una plataforma diferente, en concreto la de la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena.

Podemos, tras esta decisión, aborda una nueva crisis interna, una de cuyas variables es la permanencia de Errejón como diputado de la formación "morada".

La portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, ha destacado hoy, por un lado, que para la dirección del grupo Errejón ya está fuera, pero también que no le pedirán que se marche.

Pedirlo pueden hacerlo. Pueden pedirlo en público, como han hecho ya varios dirigentes del partido, y pueden también pedirlo en privado y enviarle una carta con la que le insten a renunciar al acta.

Ahora bien, si Errejón se negara, el margen de acción se estrecha y podría ocurrir la hipótesis mencionada antes.

También, llegados a este punto, a Unidos Podemos le cabe la opción de las medidas disciplinarias, y así, podría apartar a Errejón de todas sus atribuciones como diputado, por lo que dejaría de cobrar los correspondientes suplementos, y le pueden ubicar en la zona de la bancada del grupo más recóndita, lejos de la dirección.

También el integrante de Podemos desde su fundación podría escoger ir a otro grupo parlamentario, lo que permite el reglamento del Congreso, el artículo 27.1, si bien, en este supuesto (prácticamente inviable, dadas las circunstancias), habría de hacerlo durante los cinco primeros días del periodo de sesiones y contar con la aceptación del portavoz del grupo al que se dirija.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin