Buscar

La Asamblea de Madrid tendrá más diputados y podrían complicarse las votaciones

EFE
20/01/2019 - 10:57

Madrid, 20 ene (EFE).- Debido al aumento de población en la Comunidad de Madrid, la Asamblea contará en la próxima legislatura con tres diputados más hasta alcanzar los 132, un número par que podría producir más empates en las votaciones e incluso complicar la elección del nuevo presidente o presidenta autonómico.

El Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid establece que la Asamblea estará compuesta por un diputado por cada 50.000 habitantes o fracción superior a 25.000, de acuerdo con los datos actualizados del censo de población.

La población de la Comunidad de Madrid a fecha 1 de enero de 2018 asciende a 6.578.079, según el Instituto Nacional de Estadística.

Por ello, el número de diputados regionales pasará tras las elecciones autonómicas de mayo de 2019 de los 129 actuales a 132.

El aumento del número de parlamentarios a lo largo de la historia de la Asamblea es significativo, ya que en la primera legislatura (de 1983 a 1987) hubo 94 parlamentarios.

El hemiciclo del pleno de la Asamblea tiene espacio de sobra para acoger a los nuevos diputados porque cuenta con 149 asientos, incluyendo los de los miembros de la Mesa.

Al ser par, esta cifra de 132 diputados podría producir más empates en las votaciones, aunque todo dependerá de la postura que adopten los diferentes grupos parlamentarios que tenga el hemiciclo tras las elecciones.

En esta legislatura el PP y Ciudadanos han votado de forma conjunta en algunas de las votaciones más relevantes, como los presupuestos y la investidura de los presidentes autonómicos (Cristina Cifuentes y, tras la dimisión de esta, Ángel Garrido).

Estos dos grupos parlamentarios suman 65 diputados frente a los 64 con los que cuentan el PSOE-M y Podemos, un solo escaño de diferencia que en determinadas votaciones ha hecho inclinar la balanza hacia uno u otro lado excepto en los momentos en que un error o la ausencia de algún diputado ha provocado un empate.

Sin embargo, con 132 diputados los empates en las votaciones de iniciativas como proyectos de ley, proposiciones de ley o proposiciones no de ley podrían ser más frecuentes si sigue habiendo como hasta ahora dos bloques diferenciados con la misma proporción de apoyos.

El nuevo reglamento que ha sido registrado esta semana en la Asamblea, al igual que el que todavía está en vigor, indica que en el caso de empate la votación se repetirá hasta en tres ocasiones.

Si en la tercera votación el empate continúa, la iniciativa en cuestión decae, por lo que no sale adelante.

La elección del nuevo presidente o presidenta de la Comunidad de Madrid también podría complicarse en una Asamblea con un número de diputados par.

El reglamento reformado por los grupos parlamentarios (que empezará a aplicarse antes de que acabe esta legislatura) mantiene que para la investidura de presidente se celebrará una primara votación donde será necesaria la mayoría absoluta requerida.

Si no se consiguiera, habría un segunda votación 48 horas después en la que bastaría la mayoría simple de los diputados presentes (más votos a favor que en contra) para investir al presidente.

Si esto no fuera posible y, por ejemplo, hubiera un empate, habría que proponer otro candidato o candidata a presidente por el mismo procedimiento de forma sucesiva hasta que uno consiguiera la confianza necesaria en la Cámara para ser investido.

Fuentes parlamentarias consultadas por Efe ven poco probable este escenario porque habitualmente cuando un candidato acude a una votación de investidura es porque cuenta con los apoyos necesarios para ser presidente.

En la actualidad, en la Asamblea hay cuatro grupos parlamentarios (PP, PSOE-M, Podemos y Ciudadanos) pero una de las grandes incógnitas de la próxima legislatura es la posible entrada de nuevos partidos como Vox en el Parlamento madrileño.

Para ello deberá conseguir al menos el 5 % de los sufragios válidamente emitidos en las elecciones autonómicas, según recoge el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, algo que no lograron en los pasados comicios IU y UPyD, que se quedaron fuera del Parlamento.

Este Estatuto está pendiente de una reforma que, a diferencia del nuevo reglamento, aún no ha sido consensuado y probablemente no vea la luz esta legislatura, ya que la ponencia encargada de abordarlo sólo se ha reunido una vez.

Por Sol Carreras