Rusia

Georgia dice 'sí' al plan de paz aunque denuncia nuevo ataques rusos

Sarkozy y Saakashvili en la rueda de prensa en la que han confirmado el acuerdo

A pesar del 'sí' de Rusia y Georgia al plan de paz propuesto por el presidente de Francia y de turno de la Unión Europea, Georgia ha denunciado que al menos 50 tanques rusos continúan instalados en Gori y que siguen destruyendo cuarteles militares del ejército opositor. Mientras tanto, Rusia insiste en que sólo se irá de Georgia cuando tropas de ese país vuelvan a sus cuarteles.

En la ciudad georgiana más cercana a Osetia del Sur, hay todavía unos 50 tanques y vehículos blindados rusos, según denunció el secretario del Consejo Nacional de Seguridad georgiano, Alexander Lomaya.

Pero desde Moscú, el estado mayor de las "fuerzas de paz" rusas afirmó que ninguna unidad de las fuerzas rusas estaba este miércoles en Gori.

El texto acordado de paz

Precisamente anoche Nicolas Sarkozy informaba sobre la aceptación por parte del el líder georgiano, Mijaíl Saakashvili, del plan europeo consensuado previamente con Moscú para solucionar el conflicto ruso-georgiano por Osetia del Sur.

El texto acordado para el plan de paz, según lo definió Sarkozy, es un "texto marco que plantea los principios para la realización de un documento jurídico que adoptará la forma de resolución y que será propuesto como proyecto de resolución al Consejo de Seguridad de la ONU".

"Si se aplica", añadió en alusión al acuerdo, "permitirá el fin definitivo de las hostilidades". "Estamos al principio de un proceso que permite la paz en la región", dijo Sarkozy poco después de dar a conocer que el acuerdo alcanzado con las autoridades georgianas valida todos los puntos del documento acordado por el propio jefe de Estado galo y el presidente ruso, Dimitri Medvedev.

Los seis puntos

Los seis puntos bajo los que debe construirse el alto al fuego definitivo son: no recurrir a la fuerza; el cese de las hostilidades de manera definitiva; permitir el libre acceso a la ayuda humanitaria en la zona de conflicto; el regreso de las tropas georgianas y rusas a sus respectivas posiciones antes del inicio de los enfrentamientos; y la puesta en marcha de una discusión internacional sobre las modalidades de seguridad y estabilidad en Osetia del Sur y de Abjazia.

La reunión de Sarkozy y Saakashvili introduce una matización en el último de esos puntos. En la versión aprobada esta tarde en Moscú se hablaba de "discusión sobre el estatus futuro" de las regiones de Osetia del Sur y de Abjazia, una terminología no aceptada por Tiblisi.

Sin embargo, el presidente francés, en representación de la UE, ha puesto de acuerdo a rusos y georgianos para avanzar en la salida a la crisis utilizando la expresión "discusión internacional sobre las modalidades de seguridad y estabilidad en Osetia del Sur y de Abjazia".

Este cambio, propuesto por Georgia, tuvo el visto bueno de Moscú, según reveló Sarkozy, quien estuvo en contacto por teléfono con el presidente ruso, Dimitri Medvedev, hasta en dos ocasiones anoche.

Europa no puede estar pasiva

Nicolas Sarkozy manifestó que, ante la crisis vivida en Georgia y la difícil situación en la que se encuentran los afectados, "Europa no puede estar pasiva".

"Europa tiene que demostrar voluntad política y es lo que hace en este momento"
, mantuvo el jefe de Estado francés, quien defendió en todo momento "actuar de modo colectivo" junto al resto de socios europeos.

El documento será presentado por Bernard Kouchner a los 26 otros ministros de Asuntos Exteriores en la reunión que los jefes de la diplomacia gala protagonizarán hoy en Bruselas.

Kouchner "se prepara para una larga jornada de discusiones", afirmó Sarkozy, porque "todavía quedan muchas horas de discusión", concluyó.

Dos años para reconstruir Tsjinvali

Por su parte, el ministro ruso de Emergencias, Sergei Shoigu, estimó que se requieren por lo menos dos años "como mínimo" para reconstruir la capital de la región separatista de Osetia del Sur, Tsjinvali, tras los enfrentamientos.

En declaraciones a la cadena de televisión Vesti recogidas por la agencia RIA Novosti, el ministro afirmó que la ciudad ha quedado "reducida a ruinas", por lo que subrayó que será necesario "empezar muchas cosas desde cero".

En cuanto a la recuperación de los servicios básicos en Tsjinvali, Shoigu explicó que los técnicos del Ministerio ruso de Emergencias tienen previsto "completar la mayor parte de esta labor antes del invierno".

Previamente, un alto mando militar ruso había señalado que, debido al conflicto, Tsjinvali "ha dejado de existir", y había comparado las ruinas en las que ha quedado esta ciudad con las de Stalingrado durante la Segunda Guerra Mundial.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin