Salud

P.Vasco.-Osakidetza invierte 1,75 millones en tres robots quirúrgicos para los hospitales de Basurto, Txagorritxu y Donostia

El servicio de Urología del Hospital de Basurto ha realizado con esta herramienta tres intervenciones a pacientes con cáncer de próstata

BILBAO, 2 (EUROPA PRESS)

El Departamento vasco de Sanidad-Osakidetza ha invertido 1,75 millones de euros en la adquisición de tres robots quirúrgicos para su implantación en los hospitales de Txagorritxu, Donostia y Basurto, que redundará en beneficio de los pacientes, fundamentalmente los intervenidos por patología tumoral de múltiples orígenes.

En el caso concreto del Hospital de Basurto, se realizará un uso conjunto del robot 'Da Vinci' por parte de los servicios quirúrgicos de Urología, Ginecología y Cirugía del Aparato Digestivo. Los responsables de Basurto destacaron que esta herramienta ha supuesto para los profesionales del hospital "un reto importante y, en cierto modo, un reconocimiento a la labor de los profesionales que trabajan en él".

Según explicaron, hay patologías específicas en las que el uso del robot está recomendado y reconocidas sus ventajas, como el cáncer de próstata. Otras muchas patologías -oncológicas y otras también- van a ser tratadas quirúrgicamente con dicha tecnología y, además, paulatinamente, aparecen nuevas indicaciones. Fundamentalmente, su principal ventaja es poder trabajar en espacios pequeños, anatómicamente complejos, donde la precisión es muy necesaria (cirugía urológica, ginecológica, esofágica, gástrica, colorrectal, cardíaca).

El servicio de Urología del Hospital de Basurto inició a lo largo de la segunda quincena del mes de enero el programa de cirugía robotizada y realizó tres intervenciones a pacientes con cáncer de próstata, "con excelentes resultados quirúrgicos".

VENTAJAS

Las ventajas que el robot aporta son una visión aumentada 10 veces y además tridimensional (al igual que el ojo humano), precisión de movimientos sin temblor, la posibilidad de mover los extremos de las tijeras y pinzas en gestos inverosímiles y en rotación de 360 grados. Ello propicia la posibilidad de realizar suturas muy estancas y de una alta perfección en pequeños espacios como la uretra.

Asimismo, posibilita la visión de arterias y nervios de menos de 1 milímetro que el ojo humano en cirugía abierta no detectaría, con lo cual es posible preservar inervaciones y, por lo tanto, obtener unos resultados mejores y preservar la erección en la cirugía del cáncer de próstata.

No obstante, desde el Hospital de Basurto precisaron que el que decide dónde y cómo y realiza adecuadamente la técnica quirúrgica, es el cirujano.

El robot consta de una consola separada de la zona quirúrgica, en la que el cirujano trabaja con los dedos introducidos en unos dediles sujetos con velcro, con los que mueve las puntas de las tijeras y pinzas.

Una torre que sujeta cuatro brazos articulados se coloca a los pies del enfermo y dichos brazos sujetan las diferentes pinzas, tijeras, pinzas de coagulación, etc., que se introducen en el paciente por diferentes trocares en su abdomen. Los brazos robotizados reproducen fielmente los movimientos que el cirujano realiza con los dediles en la consola. La visión está aumentada 10 veces y minimiza los riesgos de un sangrado profuso, por lo que los requerimientos transfusionales habitualmente son escasos.

Para el Hospital de Basurto y su entorno, la utilización de este robot supone "una importante novedad que nos ubica en uno de los escalones terapéuticos más altos desde el punto de vista quirúrgico".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin