Buscar

Piden una mejor atención en la primaria para diagnosticar antes la anorexia

EFE
11/09/2019 - 18:57

Barcelona, 11 sep (EFE).- La Atención Primaria debería convertirse en el inicio del largo camino hacia la curación de las mujeres afectadas por la anorexia y la bulimia, una situación que no se da actualmente en Cataluña, con diagnósticos que tardan hasta quince años en producirse.

Así lo considera la directora general de la Asociación Contra la Anorexia y la Bulimia de Cataluña (ACAB), Sara Bujalance, en una entrevista a EFE, en la que ha recordado que estos trastornos mentales tienen una de las tasas de mortalidad más elevadas, un 5 %, aunque "la recuperación es posible y lo consigue el 70 % de las enfermas que reciben un tratamiento adecuado".

Los principales trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son la anorexia nerviosa, que es el más frecuente, la bulimia nerviosa, el trastorno por atracón y el trastorno de la conducta alimentaria no especificado.

Son enfermedades graves y complejas, de larga duración, que necesitan una media de 4 o 5 años de tratamiento especializado para conseguir superarlas.

Bujalance ha considerado que, actualmente, "en función del profesional de atención primaria, se encuentra una respuesta muy adecuada, con derivación a los servicios de salud mental públicos, o bien el médico de cabecera resta importancia a los síntomas", lo que aleja el diagnóstico y la respuesta temprana a estos trastornos.

"En función del territorio, también se dan diferentes respuestas y, cuando son efectivas y se ha llegado a los servicios de salud mental, las visitas son demasiado espaciadas -una vez al mes- y cortas en el tiempo y no se incluye a la familia o el entorno más cercano en la atención psicológica como parte del tratamiento", ha lamentado.

"Pedimos especialización y tiempo", ha remarcado la portavoz de la ACAB, que ha creado una página web dirigida a jóvenes para dar respuesta a las inquietudes y dudas que tienen sobre el cuerpo y la alimentación así como un juego para trabajar los factores de protección ante los trastornos de la conducta alimentaria.

La situación cambia radicalmente cuando la paciente consigue ser incluida en una de las unidades especializadas contra la anorexia y la bulimia que existen en varios hospitales catalanes, que son elogiadas por la directora de ACAB por su buen hacer.

Por ello, la asociación reclama a la administración catalana que se mejore el sistema de atención primaria, con profesionales formados adecuadamente sobre estos trastornos que puedan hacer diagnósticos precoces y derivar a las pacientes a los servicios de salud mental infanto-juveniles o de adultos en el menor tiempo posible.

"A estas dificultades se añade el hecho de que no existe un conocimiento profundo de la anorexia y la bulimia en el propio sistema sanitario ni tampoco se conoce la incidencia que tienen, y, mientras tanto, muchas familias y enfermas pasan un infierno" debido a esta enfermedad, ha argumentado.

La ACAB, creada el año 1992 en el Hospital Clínic de Barcelona por padres y madres con hijas e hijos afectados por estos trastornos, con la colaboración de los profesionales de la unidad de tratamiento de este centro médico, atiende a unas 2.000 personas cada año en su servicio de información, acompañamiento y de apoyo emocional.

También lidera la Mesa de diálogo para la prevención de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), junto con la Agencia Catalana de Consumo, y en la que también participan unidades de tratamiento públicas y privadas, universidades, sociedades científicas, el ayuntamiento de Barcelona y los departamentos de Salud y Trabajo, Asuntos Sociales y Familias.