Buscar

Aumentan las intervenciones para reducirse los labios en las clínicas de medicina estética, según una experta

23/02/2009 - 10:11

Los médicos buscan "jugarle la contraria al tiempo", mientras que los pacientes esperan que "se les devuelva lo que han tenido"

MADRID, 23 (EUROPA PRESSS)

En los últimos años ha aumentado el número de pacientes que acuden a los centros de medicina estética para intentar reducirse los labios, bien porque una intervención anterior ha desnaturalizado su linealidad original o porque, movidos por la tendencia actual, buscan un perfil "más real, menos artificial".

En este sentido, en declaraciones a Europa Press la portavoz de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), la doctora Concha Obregón, afirmó que gran parte de las nuevos pacientes "se dejan aconsejar por los médicos y piden cosas reales", mientras que, otros muchos, acuden buscando un rectificación de labios porque "estaba mal hecha, generalmente es por realizar intervenciones en sitios no médicos, no autorizados".

Antes, "la gente no miraba los riesgos quería un labio e iba a un sitio donde les cobraban poco y durará mucho", con el tiempo han aparecido reacciones y efectos de estos productos difíciles de eliminar, en muchos casos imposibles sin cirugía. De hecho, según Obregón, "existen muchos casos en los que muchas mujeres que acuden con una rectificación de labios no pueden hacerse nada, y el mayor problema es que desconocen incluso qué producto llevan".

El efecto de un mal implante puede producir deformación labial, granulomas, migración del producto a otras zonas, etc., ya que "los tejidos de los labios hay que tratarlos con mucho cuidado, con productos que sean compatibles con el sitio que se trata", advirtió. Así, según explicó dependiendo de si es el labio superior inferior o la zona mucosa (interior), se infiltrara un producto con mayor o menor densidad.

En cualquier caso, la moda ha cambiado y, tanto médicos como pacientes, "buscan devolver la frescura a la boca sin cambiar las formas". Para ello, el ácido hialurónico es el material más utilizado ya que, "además de producir varias texturas", es un producto que el cuerpo genera y reabsorbe con facilidad "sin producir rechazo".

No obstante, afirmó que "los problemas pertenece a otra época", ya que "lo productos que se infiltran ahora ya no tiene esas consecuencias", además de que está desaconsejado el uso de productos permanentes en labios. "Los médicos estéticos nunca recomiendan un implante permanente en labios, sobre todo teniendo en cuenta que los productos que se infiltran ahora cada vez van durando más y dan una mayor sensación de naturalidad", puntualizó.

RELAJAR LA CARA

Precisamente este cambio de tendencia hacía la naturalidad se ha impuesto en los últimos años dentro de los tratamientos de belleza y estética en general. Así, por una parte, los médicos "ya no buscan paralizar una cara, sino relajarla y jugarle la contraria al tiempo", mientras que los pacientes esperan que "se les devuelva lo que han tenido, no volúmenes mayores de lo que les corresponde, y que no se note que han acudido a la clínica".

Actualmente, acuden sobre todo mujeres en cualquier etapa de la vida, aunque cada vez más se ven mujeres que rozan la treintena y, poco a poco, van perdiendo el miedo a acudir a estos centros los hombres. En el caso de las mujeres más jóvenes su objetivo es evitar las primeras arrugas, "suelen pedir rectificaciones porque empiezan a notarse arrugas en la comisura", a partir de los 45 ya se hacen tratamientos mayores de relleno y regeneración.

En cualquier caso, advirtió de que desde la SEME se está tratando de reconducir al médico a realizar intervenciones estéticas "coherentes con la edad, el tipo de piel y la morfología que tiene el paciente", así como a desaconsejar y desechar aquellas intervenciones en las que la paciente pide algún tipo de tratamiento no indicado.

"Esto es un acto médico y no nos debemos olvidarnos de eso, cualquier intervención estética es un acto médico donde se debe de aconsejar si el tratamiento está o no indicado", afirmó. Asimismo, recordó que toda consulta si es legal debe se informar al paciente sobre dicho tratamiento, realizar una historia clínica, así como pedir el consentimiento informado.