Salud

América Latina está rezagada en la búsqueda de la vacuna contra la gripe A

Bogotá, 7 oct (EFE).- Mientras EE.UU. empezó esta semana la campaña de vacunación más ambiciosa de su historia para intentar atajar la gripe A, en el resto de América, el continente más afectado por la pandemia, los Gobiernos luchan para conseguir las vacunas contra la enfermedad.

El Gobierno estadounidense comenzó el lunes en hospitales de Indiana y Tennessee la primera etapa de una campaña en la que espera distribuir 250 millones de dosis para tratar de inocular contra el mal a por lo menos la mitad de su población.

Luego de que el virus H1N1 ha dejado cerca de 600 muertos y 9.000 infectados en el país, y en un intento de prevenir una oleada masiva de contagios prevista para otoño e invierno, las autoridades sanitarias han invertido más de 2.000 millones de dólares en un plan que esperan completar antes de finalizar el año.

El inicio del proceso en EE.UU., la reciente vacunación de 39.000 soldados y estudiantes en China y de un millar de niños británicos y la próxima aplicación en el resto de la UE aumentan la preocupación en Latinoamérica, que, a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), busca conseguir al menos 400 millones de dosis.

De hecho, el asesor principal de inmunización de la OPS, Cuauhtémoc Ruiz Matus, advirtió en agosto que solo se producirían 1.300 millones de dosis de vacunas, frente a las "4.900 millones de dosis" calculadas "en principio" para un año, y destacó que el 70% de esa producción sería comprado por los países desarrollados.

Por ahora, las mejores perspectivas hablan de la llegada de las vacunas para finales de 2009, tal como está proyectado en México, país donde surgió la enfermedad en marzo pasado y que hasta ahora ha reportado 34.903 infectados, de los cuales han muerto 242.

El ministro mexicano de Salud, José Ángel Villalobos, informó que el Gobierno negocia con dos laboratorios farmacéuticos europeos la compra de un lote de vacunas, cuya recepción está prevista en diciembre, en un programa con el que se espera vacunar a 23,8 millones de ciudadanos.

Sin embargo, la Secretaría de Salud dijo el lunes pasado en un comunicado que "aún no se tiene fecha comprometida de entrega (de las vacunas), debido a que los países fabricantes han hecho un embargo de la producción de vacuna para cumplir con las necesidades de su población antes de distribuirla al extranjero".

Por su parte, Brasil, que con 899 muertos es el país del mundo con más víctimas fatales por el virus H1N1, anunció el martes que destinará 1.180 millones de dólares a la compra de vacunas y material de diagnóstico contra la gripe A.

Ante las dificultades para obtener el medicamento, el Instituto Butantan, un laboratorio perteneciente al Gobierno del estado de Sao Paulo, trabaja en la producción de la vacuna contra el nuevo virus y calcula que para inicios del año próximo contará con unas 18 millones de dosis.

Según las autoridades, las pruebas de esas vacunas en cobayas comenzarán este mismo mes y, en función de sus resultados, luego se harán los primeros experimentos con seres humanos.

Entre tanto, el ministro argentino de Salud, Juan Manzúr, cuyo país cuenta con al menos 539 muertos y 9.049 casos por el mal, reiteró ante la OPS la necesidad de que la región "cuente con vacunas" contra la gripe A y de "avanzar en la capacidad tecnológica" para su producción.

Manzur se reunió la semana pasada en EE.UU. con Pamela Cox, vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, quien garantizó el aporte en 2010 de 200 millones de dólares en concepto de fondo de emergencia para que Argentina enfrente una eventual segunda oleada de la pandemia.

Chile anunció ayer que adquirirá tres millones de vacunas contra la gripe A para proteger a partir de marzo próximo a los grupos más vulnerables de la población de cara al invierno austral de 2010.

La vacuna se administrará en una sola dosis y tendrá un precio aproximado de siete dólares por unidad en esta nación, donde, según el más reciente reporte sobre la gripe A, la pandemia ha dejado 132 fallecidos y 12.205 casos confirmados.

Otra de las naciones que está buscando alternativas para obtener las vacunas es Venezuela, cuyo titular de Salud, Carlos Rotondaro, afirmó el viernes pasado que su país recibirá en enero próximo un millón de dosis gracias a la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) y que el Gobierno las distribuirá gratuitamente.

Rotondaro, que no especificó cómo la ALBA lograría acceso a ese medicamento, ya había señalado a comienzos de septiembre que el Gobierno invertiría 25 millones de dólares en la compra de cinco millones de vacunas contra la enfermedad, que ha provocado al menos 71 decesos en Venezuela.

Bolivia asegura que será el primer país latinoamericano en acceder a la vacuna contra la gripe A desde enero de 2010, según una decisión de la OMS, que, dice el Gobierno de La Paz, de esa forma reconocerá sus acciones para combatir la pandemia, que ha causado hasta ahora 56 muertos.

Sin embargo, el ministro peruano de Salud, Óscar Ugarte, anunció la semana pasada que su cartera ya adquirió tres millones de dosis, que llegarían a partir de noviembre y serían distribuidas de forma gratuita en el país, donde 143 personas han fallecido por la enfermedad.

En el resto de la región, la mayoría de las naciones han informado que están haciendo los trámites ante la OPS para acceder a la vacuna.

Así, Paraguay, con 42 víctimas fatales de esta enfermedad. aseguró que espera "alrededor de 200.000 dosis como base para la administración a grupos de riesgo".

Costa Rica, que reporta 37 muertos, solicitó 1,8 millones de vacunas, mientras que Uruguay, con 25 fallecidos, reservó 2 millones de dosis, que espera aplicar antes de abril de 2010, en el inicio del otoño austral.

Colombia, donde el virus ya se ha cobrado 101 vidas y afectado a 2.142 personas, incluyendo al presidente Álvaro Uribe, dice que planea comprarle a la OPS antes de finalizar el año un millón y medio de dosis de la vacuna.

Ecuador, que reporta 64 muertos a causa de este mal, pidió cerca de 900.000 dosis al organismo continental, en tanto que Panamá, con 11 fallecidos, prevé comprar una cantidad indeterminada de dosis para aplicarlas entre final de año y principios de 2010, aunque asegura que también tendrá acceso a la vacuna vía la OMS y la OPS.

Y mientras República Dominicana (22 muertos) y Nicaragua (11 víctimas fatales) ya iniciaron el proceso con la OPS para hacerse con la medicina, El Salvador (20 fallecidos) sostiene que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo seleccionó para recibir donaciones de la vacuna, unas 200.000 dosis para finales de año.

A un trato similar aspira Cuba (468 casos sin muertes), que solicitó ayuda tanto a la OMS como a la OPS para adquirir la vacuna debido a su "elevado costo".

Por último, otros países como Honduras (16 fallecidos) y Guatemala (13 muertos) no han informado hasta ahora sobre gestiones para adquirir vacunas contra la gripe A.

Vacunas que, tal como afirmó ayer la OMS, son "seguras", a pesar de algunos efectos secundarios "leves", como dolores de cabeza o calambres musculares.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin