La crisis económica agrava las enfermedades mentales y minimiza la recuperación de estos pacientes, según experto

15/04/2010 - 18:46

La actual crisis económica está perjudicando seriamente la situación de las personas con algún tipo de enfermedad mental ya que puede agravar la enfermedad e incluso minimizar su recuperación, tanto de sus salud como a nivel socioeconómico, según aseguró el gerente de la Fundación INTRAS (Investigación y Tratamiento en Salud Mental y Servicios Sociales), Pablo Gómez Conejo, que hoy y mañana participa en un seminario de formación que Mental Health Europe (MHE) organiza en Madrid.

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Según destacó este experto, en declaraciones a Europa Press, "la crisis afecta a las personas que ya de por si eran propensas, sobre todo si ellas o alguien directo pierde el empleo", lo que puede "desencadenar en un aumento de brotes y recaídas". Además, "dificulta aún más su reinserción laboral, que en estos pacientes ya es bastante baja".

En el caso de los afectados por una enfermedad mental grave --como esquizofrenia, trastornos psicóticos o depresión grave--, que suponen entre un 2 y 3 por ciento de la población, la tasa de desempleo es de más de un 80 por ciento.

Además, son un colectivo que "desgraciadamente va en aumento", reseñó Gómez Conejo, asegurando incluso la existencia de estudios científicos que evidencian una "relación clara entre salud mental y pobreza, con toda la exclusión que esto genera".

Por todo ello, las ONG que integran el MHE se han puesto como objetivo fundamental en 2010 informar sobre el empleo y la política social en todos los niveles territoriales con el fin de reflejar mejor las necesidades de las personas con problemas de salud mental. Para ello se están trabajando en varias líneas como la revisión de la Estrategia de Lisboa, la elaboración de informes estratégicos nacionales sobre protección social e inclusión social y las consultas a la Unión Europea sobre la Estrategia 2020 y las políticas de integración activa.

Pese a todo, este experto reconoció el "esfuerzo" de Gobierno y comunidades autónomas para ir desarrollando servicios sociosanitarios que contribuyan a "paliar la desatención que actualmente existe con estos pacientes". Sin embargo, reconoce que la crisis también afecta al desarrollo de estos servicios, que "se ralentiza al haber más demanda que oferta", ya que "o no hay voluntad política o no hay economía para hacerlo".

Del mismo modo, Gómez Conejo resaltó la "inequidad" que existe entre comunidades a la hora de atender a estos pacientes ya que, dado que las competencias son regionales, se producen "grandes divisiones, hasta en la necesidad de coordinación entre servicios sociales y sanitarios".











No ha sido posible realizar el purgado