Buscar

La Asociación de Defensa de la Sanidad Pública rechaza "un nuevo copago"

EFE
31/10/2012 - 17:34

Madrid, 31 oct (EFE).- La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid ha rechazado hoy el pago de un euro por receta al considerar que discrimina a los madrileños frente a otras autonomías, y porque es un asunto que excede de las competencias de la Comunidad de Madrid.

A través de un comunicado, la ADSP ha rechazado así la medida anunciada hoy por el presidente madrileño, Ignacio González, de cobrar un euro por receta, enmarcada en la presentación de los presupuestos de la Comunidad para 2013.

Unos presupuestos que, según esta Asociación, en materia sanitaria están "situados hace años por debajo de la media de los de las comunidades autónomas (142 euros menos por persona y año en 2012)".

Según sus cálculos, para que Madrid se homologase a la media "se precisarían 2.178,21 millones de euros más".

"Es esta infrapresupuestación crónica, unida a los sobrecostes de la privatización, lo que hace que en el año 2011 hubiera una deuda sanitaria de más de 1.600 millones de euros", sostiene la Asociación, que agrega que en este contexto una disminución presupuestaria "es realmente suicida".

Respecto al cobro de un euro por receta, la Asociación asegura que este "nuevo copago" excede las competencias de la Comunidad, al ser atribuibles solo al Ministerio de Sanidad.

Por eso, la ADSP anuncia que de llegar a aprobarse la medida la impugnarán "ante el Gobierno y los tribunales de justicia".

También considera que el pago por receta crea una discriminación entre los ciudadanos madrileños y los de otras autonomías, "y va contra la necesaria cohesión del país y la igualdad en el acceso a la protección de la salud que garantiza la Constitución".

Y agrega que es una medida "injusta" porque "penaliza de manera especial a las personas con menos recursos y a las más enfermas, que pagaran más y en muchos casos se verán impedidas, por falta de recursos, a tener acceso a unos medicamentos que precisan para preservar su salud".

"El argumentario de Ignacio González es totalmente falso: ni hay 45 millones de medicamentos en los domicilios de los madrileños, ni la medida puede ser disuasoria porque estamos hablando de medicamentos recetados por profesionales médicos del Servicio Madrileño de Salud a enfermos que los necesitan para su tratamiento", sostiene.

En este sentido, añade que los copagos "nunca han servido para moderar la demanda inadecuada, sino solo para impedir el acceso a servicios sanitarios a las personas más enfermas y con menos recursos económicos".

Y respecto a las externalizaciones de los servicios en los hospitales, la ADSP cree que no mejorarán la eficiencia del sistema sanitario.

"Todos los datos señalan que en Madrid los hospitales de gestión privada y semiprivada suponen unos sobrecostes entre 7 y 8 veces a los ciudadanos madrileños; la privatización es la opción ideológica del PP a un coste exorbitante que van a acabar pagando los enfermos y los pensionistas con el copago farmacéutico", insiste.

Frente a estas medidas la Asociación ha hecho un llamamiento a las fuerzas políticas, sociales y profesionales a movilizarse "para impedir que el PP madrileño acabe definitivamente con un buen sistema sanitario para favorecer los negocios de sus amigos".