Buscar

Las farmacias ya piden la tarjeta sanitaria para dispensar las recetas

EFE
1/03/2013 - 12:02

Madrid, 1 mar (EFE).- Las farmacias madrileñas piden desde hoy la tarjeta sanitaria para dispensar las recetas de la Seguridad Social, al disponer de un lector de banda magnética que permite calcular automáticamente el porcentaje de copago correspondiente al grupo de edad y renta del usuario.

La Consejería de Sanidad ha implantado en todas las farmacias la nueva herramienta informática 'Siscata' que permite comprobar, sólo con pasar la banda de la tarjeta por un lector, los códigos de aportación farmacéutica de cada usuario y su límite máximo mensual, en función del nivel de renta.

El nuevo sistema permite conectar de forma segura e instantánea con la consejería para actualizar en el acto la información del usuario, evitando que éste tenga que pagar de más una vez que haya superado su tope mensual.

Hasta ahora y de forma temporal, los pensionistas tenían unos cartones donde los farmacéuticos iban apuntando el precio de las medicinas y la aportación del pensionista hasta el tope mensual de 8, 18 o de 61 euros mensuales, y que ahora ya no necesitan llevar a la farmacia.

La nueva aplicación avisará cuando se alcance el límite establecido, evitando que el ciudadano tenga que abonar nada adicional, y supone una ventaja en cuanto a inmediatez del dato y cobro exacto.

En el caso de que no funcione la lectura de la banda, el paciente deberá solicitar una nueva tarjeta sanitaria en su centro de salud.

Mientras, la consejería controlará igualmente el tope de aportación a través de la comprobación de las propias recetas y devolverá, como se ha hecho hasta ahora, los posibles excesos a posteriori.

El sistema no se aplica a las recetas de Muface, Isfas, Mugeju, de seguro libre ni de otras comunidades autónomas, cuyo procedimiento de dispensación y facturación se mantiene como hasta ahora, señala la consejería en una nota.

La puesta en marcha de este servicio servirá para facilitar la extensión de la receta electrónica en la Comunidad de Madrid, ya que sienta las bases de la conectividad y de los procedimientos necesarios para su implantación.

La consejería subraya, asimismo, que la implantación de este sistema no ha supuesto ningún gasto adicional, ya que este servicio estaba ya contemplado en el despliegue de la receta electrónica.