Salud

Los expertos recomiendan beber dos litros de agua al día para una buena hidratación

Imagen de archivo

La hidratación se ha convertido en un factor de primer orden dentro de la nutrición y del campo de la salud a pesar de ser un área de estudio científico relativamente novedosa. Ésta es una de las principales conclusiones que los expertos han resaltado del I Congreso Internacional y III Nacional de Hidratación organizado por Coca-Cola en diciembre del pasado año.

La conclusión, publicada por la Revista Española de Nutrición Comunitaria (RENC), es que actualmente existe una mayor concienciación de la población sobre la importancia de estar correctamente hidratado a lo largo del día.

Concretamente, según la Autoridad sanitaria europea (EFSA) es necesario ingerir entre 2 y 2,5 litros de líquido al día como norma general. De hecho, el agua juega un papel esencial como nutriente básico para el ser humano, y la forma en que éste puede obtenerla a través del consumo de diferentes alimentos y bebidas. "Todavía nos encontramos con que son muchos los países de nuestro entorno donde estas recomendaciones no se llevan a cabo. Esto indica que, aunque vamos en la dirección correcta, todavía nos queda mucho camino por recorrer" ha indicado el profesor Ángel Gil, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada y Presidente de la Sociedad Española de Nutrición y de la Fundación Iberoamericana de la Nutrición (FINUT).

En este sentido, se destaca que todas las bebidas no alcohólicas con más del 80% de agua y con menos de 50 mEq/ litro de sal pueden ser fuente importante de hidratación, sobre todo en condiciones ambientales específicas de calor.

"La sociedad en general cada vez está más concienciada sobre la importancia de estar adecuadamente hidratado a lo largo de todo el día y que el agua lo podemos obtener a través del consumo tanto de alimentos, como de las bebidas que forman parte de nuestra dieta" señala el profesor Lluís Serra-Majem, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Presidente de la Fundación para la Investigación Nutricional, y Presidente de la Academia Española de Nutrición y Ciencias de la Alimentación.

Grupos vulnerables

"En términos generales, una deshidratación resultante de la pérdida de al menos un 2% de la masa corporal, tiene impacto a nivel físico, pero también en otras áreas, porque afecta al estado de ánimo, a las habilidades cognitivas, a la atención, e incluso a la memoria a corto plazo", subraya Serra. "No estamos hablando de un problema baladí, puesto que una ingesta insuficiente de líquido puede conllevar también alteraciones de la actividad cerebral e incluso de la función neurotransmisora", añade.

Los grupos más vulnerables a las consecuencias de deshidratación son los niños, las mujeres embarazadas y en época de lactancia y los ancianos.

comentariosicon-menuWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments