Buscar

EE.UU.- Identifican un gen que inicia el desarrollo del sistema cardiovascular en ratones

2/07/2008 - 17:13

(((Noticia embargada hasta las 18:00 horas de hoy)))

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en Estados Unidos han identificado un gen que inicia el desarrollo del sistema cardiovascular en ratones. El descubrimiento se publica en la revista 'Cell Stem Cell'.

Los científicos muestran que el gen Mesp1 obliga a que las células madre embrionarias de ratón se conviertan en partes del corazón y las hace trasladarse al área donde se forma el corazón. Los investigadores están ahora probando si las células madre expuestas a Mesp1 pueden ayudar a reparar los corazones dañados de los ratones.

El gen Mesp1 fue identificado hace varios años por otros investigadores, que descubrieron que era esencial para el desarrollo del sistema cardiovascular pero que no describieron cómo funciona el gen en las células madre embrionarias.

Según explica Kenneth Murphy, coautor del estudio, "este no es el único gen que necesitaremos para hacer que las células madre reparen los daños en el corazón, pero es una pieza clave del puzle".

Al utilizar células madre embrionarias de ratón, los investigadores mostraron que Mesp1 inicia el desarrollo del sistema cardiovascular. Descubrieron que la proteína del gen ayuda a generar una capa de células embrionarias conocida como mesodermo, a partir de la que se desarrollan el corazón, la sangre y otros tejidos. Además, Mesp1 desencadena la creación de un tipo de célula embriológica que se ha reconocido recientemente como un precursor del corazón.

Los investigadores descubrieron que las células madre expuestas a la proteína Mesp1 son forzadas a convertirse en uno de los tres tipos de células cardiovasculares: células endoteliales, que cubren el interior de los vasos sanguíneos; células de músculo liso, que son parte de las paredes de arterias y venas; o células cardiacas, que constituyen el corazón.

"Después de que son expuestas a Mesp1, las células madre no toman ninguna decisión durante varios días sobre en cuál de los tres tipos de células se van a convertir. Los estímulos que las llevan a tomar esas decisiones vienen luego, en la forma de proteínas de otros genes", señala Murphy.

Los investigadores ya conocen varios de los genes que dan forma al corazón más tarde durante su desarrollo. El equipo de Murphy planea comenzar a analizar los efectos de Mesp1 de gen a gen, siguiendo cómo caen las piezas de este dominó genético, que se diversifica en los mecanismos que forman los tres tipos de células cardiacas.

"Si podemos encontrar combinaciones genéticas que sólo hagan el endotelio o el músculo cardiaco o liso, entonces esto se podría aplicar a producir células madre embrionarias adaptadas a posteriores terapias".

Contenido patrocinado

Otras noticias