Salud

Muchos espermatozoides elegidos para la fecundación por su 'buen aspecto' podrían estar dañados, según un estudio

((Esta noticia está embargada hasta las 13.00 horas de mañana)) La investigación demuestra que para evitar problemas en el futuro, es fundamental investigar la biología del espermatozoide

MADRID, 07 (EUROPA PRESS)

Una investigación realizada por el Instituto Jones para la Medicina Reproductiva de Norfolk (Estados Unidos) ha descubierto que algunos espermatozoides que parecen sanos en realidad muchas veces tiene deteriorado el ADN, lo que podría reducir las posibilidades de embarazo.

Estos espermatozoides de buena apariencia en ocasiones son seleccionados para realizar una inyección intracitoplásmica de espermatozoide (ICSI), técnica que inyecta un único espermatozoide en un ovocito para fecundarlo y que se usa cada vez con mayor frecuencia para ayudar a los hombres estériles a concebir hijos.

El investigador Conrado Avendaño, del Instituto Jones para la Medicina Reproductiva de Norfolk, en Virginia, y su equipo han estudiado a un grupo de hombres estériles con teratozoospermia moderada y grave, cuyos espermatozoides presentaban en su mayoría un aspecto anómalo.

Según explicó Avendaño hoy martes en la XXIV reunión anual de la Sociedad Europea de Embriología y Reproducción Humana, en un grupo de hombres como éste, el embriólogo suele seleccionar el espermatozoide 'con mejor aspecto' para proceder a la inyección.

"Normalmente la selección se lleva a cabo analizando la forma del espermatozoide en el microscopio (...) Según este criterio, un espermatozoide 'bueno' tendrá una cabeza en forma de óvalo regular y una larga cola recta. Sin embargo, nuestra investigación ha demostrado que las apariencias pueden ser engañosas", aseveró.

MÁS POSIBILIDADES DE ABORTO ESPONTÁNEO.

Esta conclusión se basa en el análisis de los espermatozoides de 10 hombres estériles en los que estos expertos descubrieron que, aun pareciendo normales, muchos de ellos presentaban un ADN deteriorado o fragmentado. "En el procedimiento rutinario de la ICSI, el embriólogo elige el espermatozoide que mejor aspecto tiene con la ayuda del microscopio, pero podría estar deteriorado", recalcó.

"El espermatozoide con el ADN dañado tiene un efecto sumamente adverso sobre la posibilidad de lograr un embarazo. Aunque se utilice un espermatozoide deficiente y la mujer quede embarazada, las posibilidades de un aborto espontáneo son significativamente mayores", recordó.

Los investigadores compararon los niveles de fragmentación del ADN en espermatozoides del grupo estéril con los de hombres fértiles. El estudio se llevó a cabo mediante un examen simultáneo de la morfología normal del espermatozoide, utilizando el contraste directo y la fragmentación del ADN mediante examen microscópico con fluorescencia.

Se examinaba la morfología del espermatozoide en 400 células seleccionadas aleatoriamente por muestra. Cuando se encontraba un espermatozoide con morfología normal, se cambiaba a luz fluorescente para determinar la integridad del ADN. El esperma con morfología normal del grupo fértil no presentaba evidencia de fragmentación del ADN, pero entre el 20 y el 66 por ciento de los espermatozoides de aspecto normal del grupo de hombres estériles tenía dañado el ADN.

Para Avendaño, "el origen de la fragmentación del ADN puede obedecer a múltiples factores", entre los que destacan, por ser los más estudiados, el estrés oxidativo a causa de infecciones del tracto reproductivo, y la apoptosis.

Sin embargo, apuntó el experto, "se cree que otros factores como la edad, el tabaquismo, la exposición a la contaminación atmosférica y el calentamiento testicular anómalo incrementan la proporción de fragmentación del ADN en espermatozoides".

MÁS DEFECTOS DE NACIMIENTO Y CÁNCER INFANTIL.

Ahora, los investigadores aplican la evaluación de la fragmentación del ADN a las parejas con esterilidad debida al factor masculino. "Nuestros resultados preliminares utilizando este nuevo método de evaluación demuestran la existencia de una clara correlación negativa entre el porcentaje de espermatozoides con fragmentación del ADN y la calidad del embrión y los resultados en términos de embarazos", reveló Avendaño.

"Diversos grupos de investigación han demostrado que además de afectar al desarrollo embrionario normal, la fecundación con espermatozoides dañados resultando en el parto de un niño vivo se puede asociar a una mayor incidencia de anomalías cromosómicas, defectos de nacimiento más o menos serios, e incluso cáncer infantil", advirtió.

"Nuestro estudio ha demostrado que la morfología normal del espermatozoide no se puede usar por sí sola como único atributo para la selección de espermatozoides para la ICSI. Habría que buscar nuevos métodos que permitan una criba precisa de los espermatozoides con el ADN intacto", aseveró el especialista.

Desde la introducción de la técnica de la ICSI se viene prestando menos atención a la biología del espermatozoide. A juicio de Avendaño, "aunque el procedimiento de la ICSI se salta la selección natural de espermatozoides, creemos que se puede y se debe evitar el efecto adverso de la inyección de un espermatozoide con fragmentación del ADN". "Para evitar problemas en el futuro, es fundamental que sigamos investigando la biología del espermatozoide", concluyó.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin