Buscar

Las terapias con células madre de cordón umbilical podrían ser eficaces contra algunos tipos de cáncer

4/02/2015 - 14:19
Más noticias sobre:

Las nuevas terapias basadas en células madre de cordón umbilical, podrían ser un tratamiento eficaz contra algunos tipos de cáncer, al regenerar la formación de la sangre y reconstituir el sistema inmunitario, según han mostrado diversos trasplantes realizados en Secuvita-Vita 34.

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Y es que, la sangre de cordón umbilical contiene un número extraordinariamente grande de células madre, sobre todo jóvenes, que permiten la renovación de las células sanguíneas. Si en el momento del parto se extrae y se conserva en bancos privados, en caso de enfermedad la persona dispondrá de ellas durante toda su vida.

Además, si las células madre son trasplantadas a determinados pacientes cuya médula ósea se encuentra enferma, pueden obtenerse prometedores éxitos terapéuticos.

LEUCEMIA O CÁNCER DEL SISTEMA NERVIOSO

En este sentido, la empresa Secuvita-Vita 34 cuenta con varios casos de éxito que demuestran la eficacia del trasplante de células madre de cordón umbilical propias (trasplante autólogo, en el que el donante es el propio receptor) para tratar la leucemia o el cáncer del sistema nervioso.

En concreto, estas células se utilizaron por primera vez hace ocho años, en un tratamiento de leucemia y, 24 meses después, la paciente estaba libre de células leucémicas, experimentando una remisión completa de la enfermedad que se mantiene 9 años después. Actualmente, la niña tiene 12 años y no ha presentado ningún síntoma de recaída.

Otro caso de éxito es el trasplante autólogo de sangre de cordón umbilical de una niña de 4 años a la que le fue diagnosticado un neuroblastoma en estadio 4, un tipo de cáncer del sistema nervioso.

Tras un primer diagnóstico médico con mínimas posibilidades de supervivencia por la agresividad del tratamiento de quimioterapia y radioterapia, se optó por realizar un trasplante de células madre de su propio cordón umbilical y, una semana después había mejorado y a las tres semanas abandonaba el hospital. Tras el trasplante, las células madre migraron hasta la médula ósea, donde se multiplicaron y empezaron a generar glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas, iniciando así la regeneración de su sistema sanguíneo.