Buscar

Hojas de árboles, ¿la futura dieta de adelgazamiento?

11:07 - 6/03/2015
Bosque con árboles. Imagen: Getty

Una molécula que se encuentra en las hojas de los árboles podría da lugar al desarrollo de nuevos fármacos contra la obesidad tras los resultados de un experimento con ratones hembra.

Una pequeña molécula que se une a un receptor que se encuentra en las células musculares acelera el metabolismo de la energía, pero sólo en ratones hembra. En un artículo publicado en la edición digital de este jueves de Chemistry & Biology, los investigadores muestran que las hembras de ratón tratadas con una molécula que se encuentra en las hojas de los árboles podrían disfrutar de los alimentos altos en grasa sin aumentar de peso o acumular grasa.

Una píldora para no engordar

Sin embargo, los machos no presentaban beneficios similares, destacando la necesidad de estudiar ambos sexos en el desarrollo de fármacos para la obesidad y otras condiciones. "Un equivalente a una píldora de dieta en humanos permitiría a las personas mantener un peso saludable a pesar de una dieta alta en grasas", dice el autor principal, Keqiang Ye, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory en Atlanta, Estados Unidos. "La píldora supondría quemar calorías sin alterar el apetito", subraya.

La investigación ha demostrado que una hormona llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés), que es secretada después del ejercicio físico, controla el aumento de peso corporal mediante la obtención de señales para suprimir la ingesta de alimentos y mejorar el gasto de energía. La manipulación de esta señalización representa una estrategia prometedora para combatir la obesidad; pero BDNF se degrada rápidamente en el cuerpo.

Durante el desarrollo de un medicamento para enfermedades neurológicas, el doctor Ye y sus colegas descubrieron que un pequeño producto natural llamado 7,8-dihidroxiflavona (7,8-DH) que se encuentra en las hojas de 'Godmania aesculifolia' y las plantas prímulas de América Central y del Sur imita las funciones fisiológicas de BDNF. La molécula parece funcionar interfiriendo con las enzimas que actúan como indicadores de combustible del cuerpo.

Cuando se alimentó a ratones con 7,8-DHF junto a una dieta alta en grasas, las hembras mantuvieron su apetito, pero también un peso saludable y un perfil metabólico y sin efectos secundarios demostrables; mientras los machos, desarrollaron obesidad y diabetes. Los mecanismos que subyacen a esta diferencia de sexo se desconocen, pero las hormonas específicas del sexo podrían jugar un papel.

Por ejemplo, se ha planteado que el estrógeno mejora los efectos de la señalización de BDNF, y se vio que 7,8-DHF altera el metabolismo de los estrógenos. El equipo de Ye ha diseñado un agente biológico que ayuda a 7,8-DHF a ser absorbido por el cuerpo, que va a comenzar la fase I de ensayos clínicos en humanos en China y Australia para el tratamiento de diversas enfermedades neurológicas en las que está implicado BDNF, como el Alzheimer, la obesidad y la diabetes.

"Se ha probado ampliamente este medicamento en una variedad de enfermedades neurológicas en ambos modelos y ha mostrado eficacia terapéutica muy prometedora en animales machos y hembras, lo que sugiere que es eficaz para ambos sexos en el sistema nervioso central", afirma Ye. "Está claro que se necesitan nuevas investigaciones para explorar por qué quema de forma selectiva la grasa de los ratones hembra", concluye.

Comentarios 0