Buscar

La mayoría de madres que vuelven a fumar tras el parto lo hacen por el estrés

9:08 - 10/09/2015
Más noticias sobre:
El estrés es la causa principal de volver a fumar. Imagen: EFE

Las madres que dejan de fumar durante el embarazo son más propensas a retomar el hábito después del nacimiento de su bebé si están estresadas, según revela un nuevo informe de la Universidad de East Anglia, en Norwich, Norfol, Reino Unido.

Los investigadores analizaron a más de mil nuevas madres a través de entrevistas y encontraron que el estrés de cuidar a un recién nacido, noches de insomnio, presión social y la idea de que ya no es necesario proteger al bebé frente al tabaco contribuye a la recaída. También vieron que las mujeres que sentían que estaban siendo apoyadas por una pareja eran menos propensas a empezar a fumar de nuevo.

La autora principal, Caitlin Notley, de la Escuela de Medicina de la Universidad de East Anglia, señala: "Más mujeres dejan de fumar durante el embarazo que en cualquier otro momento, pero hasta el 90 por ciento empieza de nuevo dentro del año del nacimiento de su bebé. Esto se produce particularmente en mujeres en los grupos socioeconómicos más bajos".

"Queríamos entender por qué sucede esto e identificar las formas de prevenirlo. Es importante tanto para la salud de la madre, como para evitar que los niños estén expuestos al humo de segunda mano, y porque los jóvenes son más propensos a empezar a fumar si crecen con el tabaquismo en la familia", agrega.

"Hemos encontrado que muchas mujeres ven fumar como una manera de lidiar con el estrés. También creen que los cambios fisiológicos influyen en las ansias de fumar y que ya no tienen que proteger al bebé contra los efectos nocivos del humo del tabaco", añade. El trabajo trata de averiguar qué factores influyen en que las mujeres vuelvan a fumar tra el parto, así como las cosas que hacen que sea más fácil o más difícil permanecer sin tabaco.

Notley destaca: "Una de las cosas más sorprendentes que hemos encontrado es que las creencias de las mujeres sobre el tabaquismo son una barrera importante para no volver a fumar. Muchos sintieron que fumar después del nacimiento de su hijo era aceptable siempre que protegieran a sus bebés del humo de segunda mano. Su atención se centra, admirablemente, en la salud del bebé, pero a menudo no piensan en las consecuencias para la salud a largo plazo para ellas mismos como madres".

"Asimismo, descubrimos que las mujeres que veían el tabaquismo como una forma de lidiar con el estrés eran más propensas a recaer. Y que sentirse baja, sola, cansada y hacer frente a cosas como el llanto persistente del bebé eran también desencadenaban la vuelta al hábito de fumar. Las mujeres informaron que tenían antojo de nicotina, cuyo consumo había disminuido o detenido durante el embarazo, recayeron", añade.

"En muchas mujeres, la motivación para dejar de fumar se relacionó con su embarazo, pero no ven los beneficios de dejarlo y adoptar una vida sin fumar. La recaída parecía casi inevitable en las mujeres admitieron que no dejaban de fumar por ellas mismas. Las influencias sociales también juegan un papel, sobre todo porque la interacción social es especialmente valorada después del parto. Algunas mujeres dijeron que sus amigos esperaban que volvieran a fumar, lo que las influenció para empezar de nuevo", resalta.

"En particular, notamos que era muy difícil que las mujeres permanecieran sin fumar cuando sus parejas fumaban", agrega esa experta. El respaldo de la pareja se señaló como clave para permanecer como exfumadora, junto con el reconocimiento personal de los profesionales de la salud.

Notley subraya: "La mayoría de las mujeres que dejaron de fumar y siguieron tras el parto dijeron que el apoyo de su pareja era un factor fuerte. Las parejas que dejaron el tabaco o modificaron sus propios comportamientos de fumar eran una particularmente buena influencia. Y los que ayudaron a aliviar el estrés del cuidado de los niños también fueron valorados por las mujeres que habían resistido la tentación de encender un cigarrillo".

El equipo de investigación, cuyo trabajo se publica en la edición de este jueves de 'Adiction', encontró que el concepto de la mujer de su propia identidad fue un factor importante, con muchas mujeres viendo el hábito de fumar como una manera de reavivar un sentido de sí mismas como individuos.

"Para que las mujeres continúen sin fumar tras el embarazo, necesitamos ver un cambio cultural, donde las mujeres se sientan más motivados a permanecer abstinentes y donde estén más cómodas con el cambio de identidad que la maternidad trae. El apoyo de la pareja es vital, pero el respaldo de los profesionales de la salud puede ser muy importante también", resume Notley.

Comentarios 0