Salud

La mayoría de los supervivientes de ébola experimentan síntomas cerebrales seis meses después de la infección

La mayoría de los 82 supervivientes de ébola en un nuevo estudio sobre el mayor brote del virus en el mundo presentaban síntomas cerebrales más de seis meses después de la infección inicial. Los resultados preliminares de este análisis se presentarán en la 68º Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología, se se celebra en Vancouver, Canadá, del 15 al 21 de abril.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El estudio es parte de una investigación más grande, 'Prevail III', que sigue a los pacientes que han pasado anteriormente la enfermedad del virus del ébola y sus contactos cercanos que sirven como controles de estudio. Para este trabajo, un equipo de neurólogos del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, por sus siglas en ingés), en Estados Unidos, examinó a 82 sobrevivientes de ébola de Liberia, con una edad media de 35 años.

"Aunque se ha declarado el fin de la epidemia, estos sobrevivientes todavía están luchando con problemas a largo plazo", afirma la autor del estudio, Lauren Bowen, del NINDS y miembro de la Academia Americana de Neurología.

"Más de 28.600 personas fueron infectadas por el virus ébola en África Occidental durante el brote. De esa cifra, 11.300 murieron. En colaboración con el estudio en curso sobre la historia de supervivientes 'Prevail III', queríamos saber más acerca de posibles problemas de salud en el cerebro a largo plazo para los más de 17.000 sobrevivientes de la infección", señala.

Por lo menos seis meses después del comienzo de su enfermedad, la mayoría de los supervivientes tuvieron alguna anormalidad neurológica. Los problemas más comunes fueron debilidad, dolor de cabeza, pérdida de memoria, depresión y dolor muscular. Dos personas fueron suicidas y una tenía alucinaciones.

Hallazgos neurológicos habituales fueron movimientos oculares anormales, temblores y reflejos anormales. Los controles están en proceso de ser evaluados para determinar cuál de estos hallazgos son específicos del ébola. "Es importante para nosotros saber cómo este virus puede seguir afectando al cerebro a largo plazo", concluye Bowen.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin