Buscar

Decenas de personas reciben a Juan José Güemes con gritos e insultos en el Hospital Gregorio Marañón

EFE
24/09/2008 - 15:36

Madrid, 24 sep (EFE).- Varias decenas de personas recibieron hoy al consejero de Sanidad, Juan José Güemes, con pancartas, pitos, gritos e insultos en el Hospital Gregorio Marañón, al que acudió para asistir a la presentación de una técnica quirúrgica fetal, y mantuvieron la protesta durante la hora que permaneció en el centro.

Los manifestantes, convocados por UGT, CCOO y CSIT-UP, que reivindicaban la sanidad pública y rechazaban la privatización de la sanidad, aporrearon desde fuera las paredes del salón de actos, donde se celebraba la presentación y, al concluir la visita, acompañaron al consejero por todo el hospital y golpearon el automóvil al que se subió.

Por su parte, Güemes inició su intervención pidiendo "disculpas y comprensión" para este recibimiento, del que aseguró que no era excepcional, ya que "todo el mundo tiene que ganarse el sueldo, incluidos los liberados sindicales y para ellos pido un poco de comprensión".

Los concentrados, además de "sanidad pública", gritaban "Espe, Espe, especulación" y pedían la dimisión tanto de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, como del consejero de Sanidad.

Ángeles, de CCOO, explicó en declaraciones a Efe que en el Hospital Gregorio Marañón "van a privatizar muchos departamentos, de hecho, ya han metido fundaciones, aquí van a rescindir un montón de contratos de eventuales y no van a contratar a más".

A su juicio, la privatización se acomete "para vendernos" y agregó que "todos los contratos que hay de circunstancias de la producción y obras y servicios los rescinden ahora en octubre" y "el problema es que se van a quedar en toda la sanidad pública 10.000 personas en la calle, sin trabajo".

"Ahora, en octubre, son 500 contratos los que van a rescindir en el Gregorio Marañón, pero en total, en el proceso previsto, serán 2.000", señaló y, respecto al recibimiento otorgado hoy al consejero "fue organizado para darle las gracias, porque le agradecemos infinito que ahora, con la crisis, nos deje en la calle".

Subrayó que "si quieren vender, que vendan su finca, sus mansiones, pero no el Gregorio Marañón" y sostuvo que en los nuevos hospitales, se han despedido limpiadoras "porque no han pasado el período de pruebas, según ellos, porque claro en el momento en que empiezas a reivindicar algo, te vas a la calle, es lo que hace la privada".

La intervención presentada esta mañana forma parte del programa de cirugía fetal mínimamente invasiva y, concretamente, es el único tratamiento curativo para los embarazos gemelares monocoriales que presentan un síndrome de transfusión entre un feto y otro.

Esta situación de desequilibrio convierte a uno de los fetos en donante de sangre de su hermano, mientras que el otro se comporta como receptor. Esto desemboca en la muerte de los gemelos en la práctica totalidad de los casos.