Buscar

Investigadores asocian fumar durante el embarazo a un mayor riesgo de síndrome de Tourette

12/09/2016 - 8:29
Más noticias sobre:

Fumar durante el embarazo se ha asociado con varias manifestaciones conductuales en los niños, incluidas dificultades neuropsiquiátricas tales como trastornos crónicos de tics y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Sin embargo, las razones de esta asociación no han sido completamente aclaradas.

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

Fumar durante el embarazo se ha asociado con varias manifestaciones conductuales en los niños, incluidas dificultades neuropsiquiátricas tales como trastornos crónicos de tics y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Sin embargo, las razones de esta asociación no han sido completamente aclaradas.

Ahora, un estudio, publicado en la Revista de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (JAACAP), vincula en un gran estudio el tabaquismo materno durante el embarazo a un mayor riesgo de síndrome de Tourette y otros trastornos de tics crónicos. Aunque, los investigadores han alertado de que esa relación podría ser más fuerte en el caso del síndrome de Tourette, en el que dos o más trastornos psiquiátricos están presentes.

Llevamos años asociando el tabaquismo materno a diferentes patologías, asociadas a la madre y a sus descendientes. Por ejemplo, se ha observado que las madres que fuman durante el embarazo tienen una mayor probabilidad de tener un trastorno psiquiátrico, lo que lleva a pensar el riesgo para los trastornos psiquiátricos se transfiere de padres a hijos por factores genéticos o factores ambientales que no están directamente relacionados con el tabaquismo.

Asimismo, se ha relacionado prematuridad y bajo peso al nacer en el bebé, lo que puede, a su vez, ser un factor de riesgo para problemas de conducta posteriores en el niño. Por otra parte, el tabaquismo de los padres está asociado con un menor nivel socioeconómico y tasas más altas de consumo de alcohol y drogas, y estos factores también están vinculados a los cambios de comportamiento en los niños.

AMPLIA INVESTIGACIÓN

La investigación, desarrollada por un grupo de investigadores de la Escuela de Icahn de Medicina del Monte Sinaí, Nueva York (EE.UU), y la Universidad de Aarhus, en Aarhus (Dinamarca), utiliza datos longitudinales recogidos en el registro nacional danés y del Instituto Nacional de Salud de este país para abordar cuestiones como el tabaquismo materno y los dos trastornos investigados: trastornos de tics crónicos, que incluyen el síndrome de Tourette y el trastorno obsesivo-compulsivo pediátrico (TOC).

El equipo analizó datos de 73.073 embarazos, centrándose en el tabaquismo materno y los niños que presentan trastornos de tics crónicos o TOC pediátrico. El equipo analizó factores asociados como la edad materna, la presencia de trastornos psiquiátricos maternos, el nivel socioeconómico, el consumo de cerveza, vino, licores, café, o hachís durante el embarazo, así como la edad gestacional y el peso al nacer del bebé, y el tabaquismo pareja.

El riesgo de trastornos de tics crónicos en el niño fue evidente en el caso madres fumadoras (de 10 o más cigarrillos al día) durante el embarazo. En estos casos, los investigadores observaron un aumento del riesgo del 66% para los trastornos por tics crónicos en el niño. Además, el equipo observó que fumar en exceso está asociado a un mayor riesgo - de 2 a 3 veces - de trastornos de tics crónicos en comparación a otros diagnósticos psiquiátricos en el niño.

"La identificación de las causas ambientales para los trastornos por tics crónicos y enfermedades psiquiátricas relacionadas es importante, si conocemos los factores de riesgo específicos podemos desarrollar estrategias más efectivas para la prevención", ha explicado Dorothy Grice, profesor de la Escuela de Icahn de Medicina y autor principal del estudio.

El siguiente paso de este grupo de investigadores es entender cómo estos factores ambientales ejercen sus efectos sobre el riesgo, ya que esto proporcionará una ventana para estudiar los mecanismos biológicos subyacentes. "Al estudiar más de cerca las vías neurobiológicas que subyacen en un trastorno específico, estaremos mejor posicionados para desarrollar tratamientos más específicos y bien definidos", ha añadido.

"Nuestro estudio no sólo demuestra el importante papel del tabaquismo materno prenatal en el riesgo, tanto para los trastornos por tics crónicos simples y complejos en los niños, también sugiere que fumar puede estar produciendo algún cambio sutil en el cerebro en desarrollo que podrían ocurrir como resultado de la exposición del feto a la nicotina", ha señalado.

A su juicio, estudios adicionales sobre cómo fumar y la exposición a la nicotina altera el desarrollo del cerebro puede ofrecer una idea de los cambios en el cerebro de los niños que conducen a estos resultados. Mientras tanto, apuesta por programas educativos y tratamientos que apoyen a las madres a reducir y eliminar el tabaquismo durante el embarazo.