Salud

Barnaclínic hacía operaciones privadas en horario de atención a pacientes públicos

Barcelona, 29 mar (EFE).- Barnaclínic, una sociedad anónima propiedad del Hospital Clínic que atiende a pacientes privados en el mismo centro, realizó en 2012 intervenciones en quirófanos del Clínic en horario de atención a pacientes públicos y contrató servicios contraviniendo los principios de contratación pública.

Estas son dos de las irregularidades que figuran en un informe de la Sindicatura de Cuentas de Cataluña que ha analizado los ejercicios de 2010, 2011 y 2012 del Hospital Clínic.

La Sindicatura considera que el modelo sanitario prevé que centros privados colaboren en la prestación pública, pero advierte que "actualmente no existe un marco jurídico que ampare la prestación de asistencia privada por parte de centros públicos con los medios personales y materiales de los mismos", como es el caso de Barnaclínic, centro 100 % público pero que sólo atiende a pacientes privados.

A raíz de este informe sobre la controvertida clínica privada Barnaclínic, surgida del Hospital Clínic hace más de una década, el conseller de Salud, Antoni Comín, anunció la semana pasada que transformará su figura jurídica de sociedad anónima a, previsiblemente, una fundación privada, para adecuarse a las leyes de Patrimonio y General de la Sanidad.

Sin embargo, el conseller no informó de que el informe detalla que de todas las intervenciones realizadas en 2012 en el Hospital Clínic a pacientes de Barnaclínic un 7,4% -un 6,8 % si no se consideran las intervenciones urgentes- "se realizaron total o parcialmente en horario de atención a los pacientes públicos".

También constata coincidencias horarias en las visitas de consultas externas y en varias pruebas y procedimientos.

Otras de las irregularidades detectadas por el informe son "discordancias entre las tarifas establecidas y los precios facturados por pruebas, prótesis y honorarios, y errores o falta de pautas unificadas en la facturación entre el Clínic y Barnaclínic".

El informe denuncia que Barnaclínic tramitó contratación de servicios y suministros "sin seguir los procedimientos contractuales incluidos en las instrucciones internas de contratación de la sociedad, y contraviniendo los principios de contratación pública que le eran de aplicación".

En cuanto al personal, la Sindicatura observa que Barnaclínic contrató nuevo personal "contraviniendo las limitaciones presupuestarias, abonó pluses y complementos retributivos no incluidos en el convenio y pagó una gratificación por objetivos a un cargo directivo en contra de la normativa".

La Sindicatura de Cuentas también ha fiscalizado las cuentas del Hospital Clínic de los años 2010, 2011 y 2012, y ha recordado que el Clínic no tiene una forma jurídica concreta, lo que provoca "una indeterminación del régimen jurídico que le era de aplicación".

Dados los antecedentes históricos del Clínic y la organización del sistema sanitario catalán, la Sindicatura ha asimilado este hospital a un establecimiento público de naturaleza institucional integrado en el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) y, en consecuencia, le aplica la normativa de la Ley de ordenación sanitaria de Cataluña (LOSC).

Según el informe, el balance del Clínic al cierre de los ejercicios 2010, 2011 y 2012 presentaba un volumen de activo y de pasivo de 510,8, 582,5 y 587,8 millones, respectivamente.

La liquidación del presupuesto a 31 de diciembre de 2010, del 2011 y del 2012 presentaba unos derechos liquidados de 473,4, 452,5 y 521,9 millones, y unas obligaciones reconocidas de 471,7, 452,2 y 477,9 millones, respectivamente.

El informe señala que el Hospital Clínic desarrolla la mayor parte de su actividad en un inmueble que es propiedad de la Universidad de Barcelona, aunque ésta aún no ha formalizado la cesión de uso de este edificio a favor del Clínic y denuncia que el patrimonio del hospital está "sobrevalorado" en los tres ejercicios analizados en 121,5 millones de euros "por la contabilización indebida de saldos a cobrar del Ayuntamiento de Barcelona".

El Sindicatura hace varias observaciones sobre la contratación, como "el uso del procedimiento negociado en lugar del procedimiento abierto en algunas licitaciones, la presentación de una doble oferta para una sola prestación o la liquidación de honorarios por un importe superior al previsto en los pliegos en un contrato de redacción y dirección de obra".

Sobre los gastos de personal, destaca la falta de una relación de puestos de trabajo; el abono irregular de indemnizaciones; el abono de complementos no incluidos en el convenio; el pago improcedente de gratificaciones por cese y algunas indemnizaciones por despido, y el incumplimiento del régimen de incompatibilidades.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin