Buscar

Familiares de enfermos mentales trasladarán a miembros del Congreso y el Senado su "grave situación" y falta de recursos

27/10/2008 - 17:15

Un grupo de representantes de la Asociación para la Defensa Integral del Enfermo Mental (ASIEM) de Valencia se reunirá el próximo 29 de octubre con el presidente de la Comisión de Sanidad del Senado, José María Esquerda; el presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso, Gaspar Llamazares; el grupo mixto del Congreso de los Diputados y uno de los asesores del Ministerio de Justicia para tratar "la gravedad de la situación de las personas con enfermedad mental y la carencia de recursos en España", según informaron en un comunicado fuentes de la entidad.

VALENCIA, 27 (EUROPA PRESS)

Un grupo de representantes de la Asociación para la Defensa Integral del Enfermo Mental (ASIEM) de Valencia se reunirá el próximo 29 de octubre con el presidente de la Comisión de Sanidad del Senado, José María Esquerda; el presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso, Gaspar Llamazares; el grupo mixto del Congreso de los Diputados y uno de los asesores del Ministerio de Justicia para tratar "la gravedad de la situación de las personas con enfermedad mental y la carencia de recursos en España", según informaron en un comunicado fuentes de la entidad.

Los miembros de Asiem también se reunirán con todos los grupos políticos de las Corts valencianes para aportar documentación sobre "la lamentable situación de la falta de recursos para la enfermedad mental en la Comunitat Valenciana" y para exigir "el aumento de las partidas presupuestarias dedicadas a salud mental".

La portavoz de Asiem, Elisa Tórtola, señaló que la entidad ha iniciado una ronda de contactos con políticos e instituciones para "exigir lo que es un derecho, la buena atención a nuestros enfermos". Al respecto, consideró que la psiquiatría "debe estar equiparada a cualquier otra especialidad como la traumatología, oncología o cirugía" y que desde la Administración "deben dedicar los recursos necesarios para crear infraestructura de atención al enfermo".

De este modo, lamentó que "los enfermos siguen sin disponer de una red asistencial digna donde se atienda al paciente de un modo multidisciplinar, con psiquiatras, psicólogos asistentes sociales y trabajo protegido". En cada comunidad autónoma existen recursos "dispares y escasos y el Consejo Interterritorial únicamente se limita a establecer una serie de recomendaciones sobre salud mental a cada autonomía, pero no pueden exigir igualdad de recursos".

Para la portavoz de la Asociación, "no se están haciendo las cosas debidamente bien, ya que lo principal sería que el enfermo fuese tratado desde el principio de la enfermedad de forma apropiada y no con un tratamiento ambulatorio, donde el psiquiatra y el enfermo se ven cada dos meses y la familia no tiene contacto con el doctor".

Asimismo, se mostró "de acuerdo" con el cierre de los psiquiátricos, pero resaltó que "son necesarios recursos, porque lo que se hizo en su momento fue abandonar a los enfermos a su suerte y hacer a las familias asumir una responsabilidad para la que no estaban preparadas".

Desde el cierre de estos centros en la década de los 80, aseguró que en la Comunitat Valenciana "no se han puesto los recursos suficientes, no hay residencias públicas, no hay viviendas tuteladas, no hay trabajos protegidos, y sólo hay unos cuantos centros de rehabilitación, pero cuando los enfermos terminan de estar allí se encuentran como al principio porque no existen recursos y vuelven a estar en sus casas estancados y empeorando".

"CONSUMO DE DROGAS"

De este modo, "en muchos casos la apatía, la dejadez, o la tristeza acaban por conducir al enfermo al consumo de drogas, con lo que se convierte en una doble enfermedad y no hay dónde atenderlos, ya que no hay un hospital donde haya un tratamiento dual".

La portavoz de Asiem abogó porque en cada área de la ciudad, exista una serie de recursos y posibilidades como viviendas tuteladas, miniresidencias, hospitales de día, centros de rehabilitación, reinserción social o laboral porque "las familias queremos a nuestros hijos cerca de casa, pero bien atendidos, pudiendo verlos siempre que sea posible y estar con ellos los fines de semana".

Al respecto, consideró que "estas residencias pueden existir, sólo hace falta voluntad política y conocimiento del problema tan serio que tiene la sociedad y que parece que a nadie le importe". Por ello, subrayó que "no se trata de encerrar al enfermo en ningún psiquiátrico, sino que esté atendido en centros especializados con asistencia profesional y rehabilitadora para que el enfermo mejore y tenga una vida lo más normalizada posible".

En la actualidad, existen muchos padres que "tienen que seguir asumiendo el papel de enfermeros y preocupándose de la medicación", ya que "los enfermos tienden a dejar la medicación y esto se convierte en un problema muy grave añadido a su enfermedad", lamentó.