Buscar

Aumentan los peces tóxicos cuyo consumo provocan alucinaciones

Efe
13/11/2008 - 19:37

La proliferación de especies invasoras está provocando una mayor toxicidad del entorno marino en el Mediterráneo, según el experto en toxicología Luc de Haro, quien alerta de que se ha detectado la presencia de algunas especies de peces cuyo consumo puede provocar alucinaciones.

Este investigador del Centro de Toxicología de Marsella, afirma que el problema generado por esta especie está también vinculado al incremento de la toxicidad de los ecosistemas de la cuenca mediterránea.

Algunas especies tóxicas para el ser humano se están detectando más frecuentemente en el Mediterráneo, como es el caso del llamado 'Dreamfish' (pez del sueño) o el sarpa salpa, que se alimenta de un alga invasora, la caulerpa taxifolia, que lo convierte en alucinógeno.

También tóxico resulta el 'siganus luridus', una especie que llegó al Mediterráneo por el Canal de Suez y que se ha extendido por muchos puntos de la cuenca.

La proliferación de medusas

En cuanto a la proliferación de las medusas, Haro señala que se trata de un problema de ámbito mundial, y que algunas especies especialmente peligrosas, como la "carabela portuguesa", cuyo veneno es capaz de generar taquicardias, se están dejando ver ya en las costas europeas, como el pasado verano junto a Burdeos (Francia), donde sólo dos o tres ejemplares "tocaron" a medio centenar de nadadores en un par de horas, algunos de los cuales requirieron hospitalización.

También es cada vez más común la especie de medusa conocida como "avispa de mar" en las aguas más templadas de Nueva Caledonia, que provoca problemas cardíacos y ha obligado a repartir un antitóxico en las playas de este archipiélago para reducir los efectos de su elevada cardiotoxicidad.

El oceanógrafo del Northwest Fisheries Science Center de Newport Richard Brodeur ha señalado por su parte que factores como la sobrepesca o el calentamiento global están provocando una proliferación de las medusas en todo el planeta que genera a su vez problemas en la rentabilidad de los caladeros de pesca.

Aparecen especies gigantes

Es el caso de Japón, donde los ciclos de aparición de algunas especies gigantes, de hasta 200 kilos, son cada vez más cortos y están interfiriendo en el sector de la pesca, con roturas de redes, barcas que vuelcan por el peso de estos especímenes y otros problemas que generan perdidas de 250 millones de euros anuales.

Sobre la utilidad alimentaria de las mismas, Brodeur ha dicho que algunos países asiáticos trabajan con esta posibilidad ante los millones de toneladas de medusas que quedan atrapadas en las redes en detrimento de otras especies más convencionales dentro de la dieta humana.

"Las medusas pueden que acaben siendo una de las pocas cosas que tengamos para comer; de hecho en Japón hay concursos de cocina para hacer recetas de medusas, incluso galletas, aunque no sé si son tan sabrosas como las especies de pescado que se están perdiendo desde el punto de vista gastronómico", ha bromeado este oceanógrafo.


Comentarios 0