Buscar

Aborto.- Ex senadora socialista pide la abolición del aborto, ya que supondría "un progreso de los derecho humanos"

21/11/2008 - 17:29

Mercedes Aroz sostiene que el poder político no puede imponer una ideología en la sociedad civil ((Esta noticia está embargada hasta las 18.45 horas)))

Mercedes Aroz sostiene que el poder político no puede imponer una ideología en la sociedad civil

((Esta noticia está embargada hasta las 18.45 horas)))

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La ex senadora socialista y doctora en Economía, Mercedes Aroz, pidió hoy --en el marco del X Congreso Católicos y Vida Pública 'Cristo, la esperanza fiable' que, organizado por la Fundación San Pablo CEU y la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) se celebra desde hoy y hasta el domingo-- la abolición del aborto, ya que supondría "un progreso de los derechos humanos".

"Hay que plantear la abolición del aborto como lo que es: un objetivo progresista, de avance de la civilización, pues el reconocimiento jurídico de los derechos humanos y su ampliación es fruto del progreso del ser humano en la comprensión de su realidad y de su dignidad como persona", sostuvo.

En este sentido, Aroz considera que el objetivo debe ser "ambicioso" y apostó por no conformarse con evitar una nueva ley, "sino en convencer con argumentos a la mayoría de los ciudadanos y apoyados en la ciencia de que el aborto se opone a los derechos humanos y es impropio de una sociedad civilizada". "Esto ha de tener una plasmación jurídica en el medio plazo", agregó.

Según explicó, del mismo modo que frente a los argumentos a favor de la pena de muerte en graves delitos prevaleció el respeto al derecho a la vida, "hay que lograr que este derecho del hombre sea reconocido desde su concepción y hasta su muerte". Asimismo, pidió un mayor acompañamiento a la maternidad y la prevención del embarazo adolescente a través de la formación.

NEUTRALIDAD IDEOLÓGICA DEL ESTADO

Sobre el debate de la laicidad, manifestó que el Estado "ha de ser laico" y matizó que "esto significa que no es confesional e implica una neutralidad ideológica, pero al mismo tiempo no puede ser indiferente a la realidad social". "La sociedad no es laica propiamente, pues en ella se expresan los valores de los no-creyentes y de los creyentes, y una cuestión fundamental para la cohesión social es cómo se articulan esos diferentes valores", añadió.

Para la ex senadora socialista, el poder político "no puede imponer" una ideología en la sociedad civil, pues "tanto la propia laicidad del Estado como la libertad religiosa y el respeto a la libertad de conciencia no lo permiten".

En este punto, llamó la atención sobre "la dificultad" de debatir en España cuestiones de tipo ético, situación que definió "un serio déficit democrático que es preciso corregir".

Además de las relaciones Iglesia-Estado, Aroz extendió esta problemática a los temas matrimonio y familia, biotecnología, interculturalidad, interreligiosidad, "Son las cuestiones más graves que afectan a la visión del hombre", concluyó.