Denuncian ante Inspección la falta de prevención de riesgos laborales en el Metro

EFE
21/02/2018 - 11:03

Madrid, 21 feb (EFE).- Alternativa Sindical ha denunciado ante la Inspección de Trabajo en Madrid a Metro y a las concesionarias de la seguridad del suburbano por "incumplimientos graves en materia preventiva" ante la existencia de amianto en algunos de trenes, motivo por el cual un trabajador sufre un cáncer de pulmón.

El sindicato informa hoy en una nota de prensa de que ha solicitado también que se obligue a Metro de Madrid y a las firmas de seguridad adjudicatarias Ilunion Seguridad, Ombuds y Transportes Blindados (TRABLISA) "a ajustarse a derecho" y a extender un "acta de infracción en materia preventiva".

La organización sindical recuerda que la Seguridad Social ha reconocido como "enfermedad profesional" el cáncer de pulmón que padece un trabajador de Metro, originado en "la exposición prolongada al amianto que existe en algunos de sus trenes".

Según Alternativa Sindical, las empresas adjudicatarias del contrato de seguridad y vigilancia de Metro "no han realizado las evaluaciones específicas de puestos de trabajo de cada uno de los trabajadores" que prestan servicio en la red de Metro, "limitándose, en el mejor de los casos, a entregar una evaluación genérica sobre la profesión en materia preventiva".

Algunos trenes, dice el sindicato, contienen componentes eléctricos con un material "altamente tóxico y prohibido en España desde 2003".

Y llama la atención sobre el hecho de que, además de los empleados de Metro, "más de 2.000 vigilantes de seguridad se encuentran igualmente expuestos a este riesgo pues operan a diario en vías y trenes sin ningún tipo de protección a este nuevo riesgo detectado".

Las empresas concesionarias de los servicios de seguridad de Metro, dice este sindicato, "no se han realizado estudios específicos de riesgos en los puestos de trabajo".

El viernes pasado, Metro reconoció que existe amianto en un pequeño componente eléctrico en trenes de los modelos 2.000 y 5.000 -que tienen entre 35 y 40 años- que circulan por las líneas 1, 6 y 9, aunque no supone un peligro ni para viajeros ni para trabajadores del suburbano.

Metro ha reconocido también que un empleado sufre asbestosis, un tipo de cáncer, enfermedad profesional que le fue reconocida en diciembre pasado.











No ha sido posible realizar el purgado