Buscar

Madrid.-Pacientes de los nuevos hospitales valoran la Sanidad pública peor que el resto, aunque el 60% cree que es buena

9/12/2008 - 11:46

Los ciudadanos asignados a los nuevos hospitales abiertos en el último año en la Comunidad de Madrid valoran la Sanidad Pública en todos sus aspectos peor que el resto de los usuarios, aunque son mayoría los que tiene un percepción buena de su atención sanitaria.

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Es lo que se desprende de un estudio elaborado por la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) y realizado con 865 entrevistas. Así, la valoración que merece en general la calidad del servicio es positiva, con una media de puntuación ciudadana de 3,73 puntos sobre cinco. Dos de cada tres entrevistados consideran buena (51,7 por ciento) o muy buena (13,3 por ciento), mientras que el 17,6 la califican de regular y el 8,5 por ciento de mala o muy mala.

El porcentaje de quienes la califican como buena o muy buena es superior entre los residentes del área 8 (88,6%), mientras el de los que la califican de regular es significativamente superior entre los residentes en el Área 2 Centro-Norte (27,9 por ciento) y el de los que opinan que es mala o muy mala entre los mayores de 65 años (12,8) y los residentes en el Área 1 Sur-Este (12,8%)

No obstante, la puntuación que se registra en el colectivo asignado a los hospitales tradicionales es de 3,78 puntos, mientras que la observada en los adscritos a los nuevos se reduce a 3,56 puntos. Entre éstos representan un 12,4 por ciento los que consideran mala la calidad del servicio, mientras que entre los pacientes del resto de los hospitales se sitúa en el 7,6 por ciento.

Por otro lado, el 42,7 por ciento considera que la Sanidad Pública esta mejor que hace años, frente al 27 que cree que está peor. Casi uno de cada cuatro opinan que permanece igual. En este punto, las diferencias entre los adscritos a los viejos y a los nuevos hospitales es mínima.

En cuanto a la evolución prevista para la Sanidad Pública, los datos son muy similares a los registrados a propósito de la evolución percibida en los últimos años. Así, algo más de cuatro de cada diez entrevistados consideran que irá a mejor, el 42,2 por ciento, frente al un 26,7 que aventuran que irá a peor y un 18,1 por ciento que creen que permanecerá igual. El colectivo asignado a los nuevos hospitales consideran que permanecerá igual en un 23 por ciento, ocho puntos por encima del resto.

NO A LA PRIVATIZACIÓN

Respecto a la polémica actual de la privatización de la gestión de la Sanidad pública madrileña, el 66,4 por ciento de los entrevistados consideran que no es la mejor vía para mejorarla, mientras que el 17,8 cree que es la mejor opción, y un significativo 15,8 no saben o no contestan. El informe señala que el porcentaje de quienes declaran que la privatización es el mejor medio de mejora de la Sanidad pública es bastante superior entre quienes poseen un seguro médico privado (28,2 por ciento). No existen diferencias entre quienes tienen como hospital de referencia uno de los nuevos hospitales y el resto de la población.

Sobre la gestión actual, los ciudadanos le dan una nota de 3,54 sobre cinco. Así, el 54 por ciento la califica de buena o muy buena, en tanto que el 20 por ciento la considera regular y el 12,5 mala o muy mala. Nuevamente, la valoración registrada en el colectivo tico de los adscritos alos nuevos hospitales es más desfavorable que el resto. Así, los primeros puntúan la gestión con un 3,4 y los segundos con un 3,54. Abundando en este sentido, el estudio señala que mientras que en el primer caso casi el 40 por ciento la califica como regula, mala o muy mal, diez puntos menos que en el segundo grupo.

En este sentido, la presidenta de CECU-Madrid, María Rodríguez afirmó que el sistema privado no es el adecuado para los ciudadanos y dijo que, atendiendo a estos datos de este informe, el mensaje de privatización de la oposición no está calando en la opinión pública.

MOTIVOS Y TIEMPOS DE ESPERA

El motivo por el que un mayor proporción de ciudadanos declaran haber acudido a su hospital de referencia son las consultas externas de especialidades (42,4 pro ciento). Le siguen las urgencias, a las que declaran haber acudido el 40 por ciento de los entrevistados. Este porcentaje es significativamente superior entre los que tienen entre 18 y 29 años y quienes tienen estudios secundarios son los que más pisan las urgencias. Mientras, el 17 por ciento acudió al hospital para que le realizaran alguna prueba diagnóstica o para una intervención quirúrgica.

El porcentaje de quienes declaran haber acudido a urgencias entre quienes están asignados a alguno de los nuevos hospitales (49 por ciento) es considerablemente superior al de quienes lo han hecho en el resto de la población (38,6). En cambio, la población de los nuevos ha ido menos a pruebas diagnosticas (11,7 por ciento) que el resto (18,3). Esta situación se debe, según la presidenta de CECU Madrid, María Rodríguez, a que los nuevos hospitales no cuentan con todas las especialidades.

Según el estudio, el tiempo medio de espera desde que el ciudadano llegó a urgencia hasta que fue atendido fue de 64 minutos, mientras que en el servicio de pruebas diagnósticas baja a 49 minutos y el de especialistas a 42. El informe no aprecia diferencias entre los nuevos y los viejos hospitales.

Por otro lado, el tiempo medio que pasa entre la comunicación de que el paciente tiene que operarse y cuando se realiza la intervención fue de 20,83 semanas. Representan algo menos de la mita de los entrevistados, el 46,1 por ciento, los que declaran que ese tiempo de espera ha sido de un me o inferior; para uno de cada cuatro este tiempo de espera se situó entre uno y tres meses; y el 29 por ciento por encima de los tres meses. En este caso salen beneficiados los usuarios de los nuevos hospitales, que declaran un tiempo medio de espera de 16 semanas, mientras que los pacientes del resto de la región dicen tener que esperar 22.

ATENCIÓN, INFORMACIÓN Y RECURSOS

La valoración de la atención prestada por los profesionales que atendieron a los usuarios es sobresaliente, que de media la puntúan con un 4,1 sobre 5. Así, el 85 por ciento la consideran buena o muy buena, frente al 9,6 por ciento regular y un 5,2 mala o muy mala. La nota es superior entre los que están adscrito a un hospital tradicional (86,4 por ciento) que entre los nuevos (80 por ciento).

Por otra parte, los entrevistados valoraron positivamente la información sobre su dolencia recibida del médico y la calificaron con un 3,98 sobre cinco. En términos porcentuales, el 74 por ciento de los usuarios de los nuevos hospitales tildan la información como buena o muy buena, que sube al 86 por ciento en el caso de los viejos.

Respecto a la dotación material, el 64,3 de los madrileños creen que son buenas o muy buenas, mientras que el 15,8 las califica de regular y el 8 por ciento de malas o muy malas. De nuevo, los ciudadanos asignados a los hospitales tradiciones es le dan nota, concretamente un 3,81 frente al 3,65 de los nuevos. En recursos humanos, la puntuación media es de 3,6 puntos y el 58,4 la tildan de buena o muy buena. Los adscritos a los antiguos hospitales dan una nota de 3,64 puntos y los nuevos sólo un 3,43.

No obstante, el 47,3 por ciento de los entrevistados consideran que los recursos de la Sanidad Pública son los adecuados, siendo sólo ligeramente inferior el de los que consideran que son insuficientes (44). Entre los aspectos a mejorar aparece en primer lugar la mejora del tiempo de espera, seguido por aumentar el número de profesionales y el número de camas, por mejorar la gestión de los hospitales y por los recursos materiales.