Salud

Un sacerdote, en cuarentena por ébola en la República Democrática del Congo

Kinshasa, 25 may (EFE).- Un sacerdote católico de la República Democrática del Congo (RDC) ha sido puesto en cuarentena tras contraer el virus del ébola, que ha causado hasta ahora 9 muertes en en el noroeste del país, confirmó hoy a Efe la Conferencia Episcopal de esta nación centroafricana.

"No está en estado grave. Está en cuarentena como todos los demás pacientes de ébola. Le han puesto en observación y está yendo bien", explicó en conversación telefónica con Efe el portavoz de la institución, Donatien Nshole, que confirmó que el afectado es un cura de la diócesis de Mbandaka-Bikoro que dio positivo por ébola.

"Ha sido trasladado al centro de tratamiento de Bikoro, y se le está cuidando como a los demás pacientes. Todo está funcionando bien por el momento, no hay nada perturbador", aseguraron a Efe fuentes médicas de la zona.

El brote de ébola fue declarado el pasado 8 de mayo en la zona rural de Bikoro, y hasta ahora se han confirmado 31 casos positivos de la enfermedad, de los cuales 9 han resultado en fallecimientos.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad congoleño, las muertes totales con síntomas de ébola se mantienen en 22.

Entre los 52 casos totales de ébola registrados por el Ministerio, 8 son sospechosos; 13, probables, y los 31 restantes, confirmados.

La vacunación -llevada a cabo con la vacuna experimental rVSV-ZEBQV, probada ya en Guinea Conakri- sigue realizándose en las áreas afectadas, en las que se da prioridad a los trabajadores sanitarios, a personas que han tenido contacto con infectados y a los contactos de los contactos, en un proceso denominado "vacunación en aros".

Este brote, dectado en principio en zonas rurales y que alcanzó después el área urbana de Mbandaka, es el noveno que golpea a la RDC desde que se descubrió el virus en 1976 en este país, entonces denominado Zaire.

La enfermedad, que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados, causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 %.

Sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos.

La peor epidemia de ébola conocida hasta ahora se declaró en marzo de 2014, afectando especialmente a Guinea Conakri, Sierra Leona y Liberia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) marcó el fin de esta epidemia en enero de 2016, tras unas 11.300 muertes y más de 28.500 casos, aunque la agencia ha admitido que estas cifras podrían ser conservadoras.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin