El mosquito tigre, una amenaza en aumento

  • El mosquito tigre tiene una gran capacidad de adaptación al entorno
  • Su picadura es más dolorosa y provoca una gran inflamación
  • Transmite el "gusano del corazón", letal para las mascotas
Imagen: Dreamstime

El mosquito tigre ha dejado de ser un "turista" para convertirse en residente habitual de la península ibérica. Desde 2004 se expande y conquista nuevas áreas. La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) advierte que en 2018 el mosquito tigre se hará notar aún más que en anteriores verano y, además, está conquistando el centro peninsular.

Las lluvias primaverales y el tiempo suave que hemos tenido este invierno "potenciarán significativamente la presencia del mosquito tigre, Aedes albopictus en su nombre científico, en España", advierten desde ANECPLA. Todos los mosquitos "ponen sus huevos en lugares húmedos y con la subida de las temperaturas las larvas prosperan" además, es previsible que en verano la cantidad de mosquitos sea mayor "por la cantidad de aguas estancadas que están provocando las lluvias repentinas y abundantes de abril y mayo" añaden en un comunicado desde la Asociación.

El mosquito tigre actúa de manera diferente al mosquito autóctono, este último picaba durante la noche, ya que el mosquito tigre no tiene hora y actúa en cualquier momento del día. Además la picadura del mosquito tigre es mucho más dolorosa y se inflama de manera escandalosa. Este tipo de mosquito suele vivir a ras de suelo por lo que habitualmente pica a sus víctimas en las piernas.

La expansión del Aedes albopictus empezó En Sant Cugat del Vallés en 2004 –posiblemente vino en algún carguero- y en 14 años ha conquistado todo el levante y ahora, se adentra en la península. Esta capacidad de propagarse viene dada porque es un insecto resistente y capaz de viajar a bordo de coches y camiones sin que se percaten los humanos.

El experto del servicio de control de mosquito del Bajo Llobregat, Robert Eritja asegura que "es imposible hacer una previsión de la propagación de este animal, es un mosquito con gran capacidad de adaptación al entorno". Sólo las bajas temperaturas son capaces de detener su avance ya que ralentizan su capacidad de reproducirse.

Su capacidad de reproducción y rápido desarrollo, son un problema para el control de estos animales. Las autoridades se ven desarmadas ya que entre el 60 y el 80% de los 'hábitats' improvisados para que se críen, se sitúan en propiedad privada. Por ello recomiendan tener especial cuidado con las "balsas de agua" como platos de mascotas, charcos y otros recipientes en los que se estanque agua en los domicilios. Sólo se requieren 6 días para que un mosquito tigre pase de fase huevo a individuo adulto y cada hembra puede poner hasta 80 huevos cada 3 o 4 días sin más límite que lo que dure su vida.

Cualquier depósito de agua estancada es utilizada por los moquitos para cría. Foto: Dreamstime

Sus víctimas preferidas

El mosquito tigre, al que en ocasiones se puede confundir con el mosquito de la fiebre amarilla, transmisor del zika, por sus similitudes –el primero tiene una única franja que cubre cabeza y tórax mientras que el segundo tiene un dibujo similar a una lira-, pica al mismo sujeto en diferentes ocasiones, son voraces y necesitan una proteína presente en la sangre para asegurarse la permanencia de su especie.

Al ser diurnos y de vuelo raso sus víctimas predilectas son los niños y animales de compañía. En el caso de los humanos lo preocupante es la transmisión de enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla, la chikungunya, malaria… aunque ha habido pequeños brotes en países europeos como Italia, debe darse la circunstancia de que justo pique a una persona infectada e inmediatamente a otra sana y se de el contagio.

Las indicaciones para tratar las dolorosas picaduras de este animal son claras, no necesita –normalmente- de asistencia médica y se debe evitar rascar la zona afectada. El hielo y cremas frescas como los geles de aloevera contribuirán a bajar la hinchazón que de ser persistente puede requerir de la toma de antihistamínicos orales de libre disposición, solo los casos más graves requerirán tratamiento con corticoides que en este caso, son medicamentos que debe recetar un especialista.

La picadura del mosquito tigre produce gran inflamación. Foto: Dreamstime

En el caso de las mascotas, el mosquito tigre puede ser muy peligroso ya que en los perros y gatos actúa como un vector de dirofilaria immitis, es decir, que puede transmitir el llamado 'gusano del corazón' a ambos tipos de animal doméstico. Se trata de una enfermedad muy grave, incluso mortal en los casos más severos. También, es habitual achacar la culpa al mosquito tigre de ser transmisor de la leshmaniosis pero no es así, el tigre no trasmite leshmanía, el causante de esta es el mosquito flebotomo, muy diferente del mosquito tigre. La causa de esta confusión radica en que los collares y pipetas con los que tratamos los parásitos en mascotas actúan como repelente de ambos tipos de mosquito.

Esterilizar a los machos para reducir la amenaza

La plaga de mosquito tigre ha puesto a las administraciones de algunas de las ciudades a trabajar por la integridad de sus ciudadanos. Tal es el caso del ayuntamiento de Murcia que anuncia una concesión de casi medio millón de euros para el control de la población de mosquitos entre otros insectos.

También se disparan las soluciones más "creativas" que la fumigación de parques y jardines. En Leganés donde el ayuntamiento "Ha puesto en casa" a los murciélagos, literalmente "Hemos puesto refugios para facilitar el asentamiento y la reproducción de estos potentes insectívoros", aseguraba a los medios de comunicación Gregorio Pintor, responsable del control de plagas del Ayuntamiento.

La prevención, la colaboración ciudadana y soluciones imaginativas son las claves para paliar los estragos de este insecto que ha desarrollado tolerancia hacía los insecticidad más habituales y empieza a ser también inmune a los insecticidas específicamente formulados contra ellos en algunas poblaciones.

Las empresas sanitarias también están investigando como reducir la población de mosquitos. Desde ANECPLA apuestan por la bacteria wolbachia que es capaz de esterilizar a los machos de mosquito pero en el caso de los mosquitos tigre o de la fiebre amarilla, lo que ocasiona es que no sean capaces de transmitir enfermedades.

El problema viene cuando además, el tipo de mosquito tigre y el de la fiebre amarilla no se infectan de manera natural con wolbachia pero si ha conseguido el biólogo australiano Scott O´Neill es "contagiar" en laboratorio un número de mosquitos suficientes para propagar la bacteria a toda una población de sus congéneres en cuestión de meses. Una manera de "vacunar a los mosquitos", ya que cada vez son más difíciles de erradicar que al menos no sean capaces de propagar enfermedades.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

NEGROS A LA SELVA
A Favor
En Contra

TODA ESTA MIE RDA NOS LA TRAEN LOS NEGROS ILEGALES DE LAS PATERAS

Y TERMINARíN TRAYENDO EL ÉBOLA

Puntuación -1
#1