Buscar

¿Por qué el Blue Monday es el día más triste del año?

21/01/2019 - 10:16
  • El Blue Monday nació en 2005 en la Universidad de Cardiff
  • La fecha siempre recae en el tercer lunes del año
  • El trasfondo de este día se considera meramente comercial
Más noticias sobre:

Comer más calorías, necesitar más energía para levantarse de la cama, sentirse triste o cansado son solo algunos de los síntomas de la depresión que pueden acentuarse el tercer lunes de enero o Blue Monday, considerado el día más triste del año.

En el Blue Monday, de acuerdo con el neuropsiquiatra Edilberto Peña, confluyen algunos factores que pueden hacer sentir a las personas más tristes de lo que habitualmente se sienten: "Uno es el regreso a la rutina después de las vacaciones de fin de año, que la gente se da cuenta de lo que ha gastado", señala el director general del Centro de Investigaciones en Sistema Nervioso Central (CISNE).

Es, básicamente, la vuelta a la realidad. En enero la gente termina las vacaciones, se olvida del descanso, de estar en familia, se encuentra más solo y se enfrenta a los problemas cotidianos de la cuesta de enero. "Las personas simplemente tienen dificultades de regresar a su rutina", asegura el maestro en ciencias médicas.

¿Cuándo nació el Blue Monday?

El Blue Monday nació en 2005 en la Universidad de Cardiff, cuando el psicólogo Cliff Arnall anunció que había encontrado una fórmula que podía determinar el día más triste del año. La fecha siempre recae en el tercer lunes del año.

Arnall utilizó variables como el clima, las deudas, el dinero, el tiempo después de Navidades, dejar los malos hábitos, entre otros para determinar la fecha. De este modo, Arnall expresó el Blue Monday a través de una fórmula matemática que en realidad tiene poco de científico: [W+(D-d)]xTQ/MxNA).

En dicha fórmula, W es el tiempo que hace, D son las deudas, d es el sueldo, T es el tiempo transcurrido desde navidades, Q es el tiempo que se ha pasado intentando lograr una meta sin éxito, M es la motivación y NA es la necesidad de actuar con nuevas acciones para cambiar las cosas.

Si bien todos estos sentimientos son compartidos, resulta poco probable pensar que toda la población se puede deprimir al mismo tiempo cada año. Por eso, el mismo Arnal admitió después que su fórmula no tenía sentido.

Un trasfondo meramente comercial

Aunque el trasfondo de este día se considera meramente comercial, pues ha sido aprovechado por diversas agencias de viaje para vender sus productos, el doctor Peña apunta que esto sirve para poner atención en una enfermedad como la depresión.

"La depresión no es solo un estado de ánimo normal o esperado por la época", asevera el especialista. Explica que por ello se debe tratar como cualquier otra enfermedad. La depresión afecta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a unas 350 millones de personas en el mundo. "Por lo tanto, debemos preocuparnos por darle la misma importancia a nivel de información y tratamiento", dice.

Peña señala que las personas con depresión pueden llegar a ver acentuados sus síntomas en este día, por lo que se debe poner especial atención en ellos para que no haya ninguna consecuencia de gravedad. El experto argumenta que es importante que las personas dejen de estigmatizar la enfermedad y sean más conscientes de los síntomas, pero sobre todo que busque ayuda. "Un síntoma clásico es tener un estado de ánimo triste que sea persistente la mayoría de los días en cuando menos dos semanas", señala.

Además, la gente deprimida suele ser incapaz de sentir placer en las cosas que antes le producían felicidad y pueden tener alteraciones en su energía, en el sueño y el apetito. "Si se modifica el peso más allá de 5 % en un mes, también puede ser un síntoma", asevera el psiquiatra.

Además, se pueden tener alteraciones en el pensamiento, ideas catastróficas ligadas a la muerte y el suicidio. La recomendación, agrega Peña, es que no solo en este día sino en todos se esté consciente de las emociones y se aprenda a expresarlas. "Debemos ser más específicos en definir el malestar, si me siento triste, frustrado, decepcionado. Es más fácil que se pueda buscar una solución", argumenta.

También recomienda apoyarse en la familia: "La mayoría de la gente no está sola, y hablar con alguien nos ayudará a organizar los pensamientos, emociones y empezar a sentirnos mejor", dice.

Finalmente, manifiesta que es importante que si el malestar es persistente y afecta el funcionamiento, se debe valorar que podríamos tener un trastorno depresivo. Y como cualquier tema médico, se debe acudir al doctor. "Hay que vencer un poco el estigma que se tiene alrededor de las enfermedades mentales. Cuando hay suficientes bases para pensar que estoy afectado, hay que actuar", puntualiza.

Comentarios 0