Seleccion eE

La industria alemana confía en EEUU y en los emergentes para crecer

La Confederación de la Industria Alemana (BDI) cuenta con que el segundo semestre del año se produzca un despegue de la economía en Alemania, por lo que mantiene sus predicciones de un crecimiento del PIB del 0,8 por ciento.

"La economía alemana, tras un duro invierno, despegará en el segundo semestre del año", dijo el presidente de la BDI. Ullrich Grillo, en declaraciones que publica la revista Wirtschatfswoche en su edición de la próxima semana.

"Podemos mantener nuestra estimación de que este año tendremos un crecimiento del 0,8 por ciento", agregó.

Pese a las dificultades en el marcado europeo, Grillo espera que las exportaciones suban un 3,5 por ciento.

Grillo ve una situación "robusta" en Estados Unidos, lo mismo que en países emergentes como Brasil, Rusia, India y China.

comentarios18WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 18

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Cansadito
A Favor
En Contra

Claro, no quieren políticas expansivas en Europa, pero cuentan para sobrevivir con el dinero del vecino.

Primero fue con nuestra deuda y ahora pretenden vivir de la deuda norteamericana.

El cóctel para medidas proteccionistas norteamericanas está servido.

La deuda americana para los americanos y si los alemanes quieren mes caso que dejen respirar a Europa.

Puntuación 0
#1
despierto
A Favor
En Contra

Los espanoles quieren politicas a base de deudas, eso es lo que algunos aquí llaman expansivas. Alemania siempre ha exportado y eso, porque tiene una industria competitiva y buena.

Uno de los países menos competitivos es Espana.

Lo único en que son productivos es la corrupción, la envidia y el fútbol. Bueno, lo del fútbol ya tampoco.

Entonces me corrijo, os queda la envidia y la corrupción.

Puntuación 3
#2
the good way
A Favor
En Contra

Y los EEUU confía en Alemania para crecer en verano!! La balanza comercial de Usa dice que están en terreno negativo sus importaciones, todo el mundo se quiere sumar a la rueda de exportar para crecer, consumir lo propio teniendo balanza comercial positiva, se creen los alemanes que ellos son los únicos que quieren tener dinero, aquí o jugamos todos o rompemos la baraja.

Puntuación 5
#3
Alemania explota a los periféricos
A Favor
En Contra

El dólar está más bajo que el €uro y EEUU no está en depresión económica por el artificio de los QE, Alemania que se ate los machos no vaya a ser que metan un bajón en Europa las ventas de AUDIS o electrodoméstico y Alemania entre en recesión de nuevo.

Puntuación 3
#4
Espanistan
A Favor
En Contra

Qué culpa tiene Alemania que Espanistan no tiene productos competitivos y se han volcado en el pasado en la corrupción?

Espanistan sobre todo tiene una balanza comercial negativa por importar tantos productos chinos. Y pocos productos (sobre todo agricolas) que se venden fuera de Espanistan.

Puntuación -4
#5
envidia 1
A Favor
En Contra

Reflexión sobre la envidia y el sectarismo españoles...

Llegó a decir Fernando el Católico que "quien supiera dirigir bien a los españoles, lograría cosas grandes con ellos." Aunque esta frase sea cierta "“España ha logrado grandes cosas- realmente hoy se nos hace imposible, tanto por los dirigentes como por los dirigidos. Pero hoy quiero ser optimista, por cuanto los tópicos sobre los españoles a veces nos hunden del todo. Es cierto además, que algunos son falsos, como el que asegura que trabajamos poco. Pero también es verdad que otros nos describen: en España destaca la envidia y el sectarismo apasionado en mucha gente, lo cual es fuente de muchos males. Hablemos de ello, no con intento de ennegrecer aún más el momento presente; al contrario, para curarnos de las causas de muchas de nuestras desgracias.

Un ejemplo de esto, lo contaba un párroco de unos cuantos pueblos asturianos: "aquí todos quieren su tractor, siempre mejor que el del vecino, aunque solo lo usen dos días al año; ellos con su tractor; eso sí, arruinados. No intentes ponerles de acuerdo para comprar entre todos uno y que lo usen por turnos." Y cuando fui a Suecia a visitar a una de mis hermanas que allí vivió, contaba que en su comunidad de apartamentos había una lavadora para cada serie de viviendas, porque se amortizaba mejor, pues cada uno, realmente, sólo las usa unas pocas horas a la semana.

¿Es cierto que en España somos envidiosos y sectarios, hasta el punto de imposibilitar que juntos hagamos grandes cosas?

Definamos qué es la envidia y qué es ser sectario "“con ayuda de la RAE-: la envidia es la tristeza o el pesar del bien ajeno y el deseo de lo que no se posee. El sectario es el que profesa y sigue una secta; el secuaz, fanático e intransigente, de un partido o de una idea.

Estoy convencido de que sí, que aquí abunda esta forma de ser y proceder. ¿Cómo combatir estos males?

Dejemos de ver como vigas las pajas ajenas; intentemos comprender los motivos del otro: cada persona es un mundo y tiene sus motivos; liberémonos de etiquetas que clasifican y delimitan, cuando realmente somos infinitos; pensemos las cosas dos veces antes de decirlas, poniendo en la balanza el resultado del comentario, para saber si lo que queremos decir construye o destruye"¦

Decía la Beata Teresa de Calcuta que "quien juzga a los hombres no tiene tiempo para amarlos." España necesita menos lecciones y más cariño; más acercarse a la gente y comprender sus motivos. Necesita menos críticas ácidas y más propuestas ilusionantes. Necesita más cultura, más sabiduría: porque cuando la ignorancia predomina la envidia y el sectarismo se asientan y crecen como un tumor maligno. La envidia nace de la inseguridad y del complejo; el sectarismo es hermano de la envidia: porque se agrupan en sectas los que no tienen personalidad, ni principios, ni cultura suficiente para mantenerse libres. Los partidos políticos tienen gran culpa de esto, porque al no ser democráticos en su funcionamiento, premian el comportamiento acrítico del sectario. Cuando me preguntan por qué si me gusta la política no me dedico a ella, respondo que no me gustan las sectas donde los puñales de la envidia te amenazan y donde sólo se prospera cuando vendes tu libertad por un puesto.

Del mundo comercial he aprendido que el tiempo cura conflictos y que el que ayer te criticaba puede necesitar hoy tu ayuda; he aprendido que servir al pequeño como al grande te traerá enormes alegrías cuando al que nadie atendía por insignificante de pronto progresa y triunfa; que contestar con amabilidad y educación es el mejor paso para firmar un negocio floreciente; que en el mundo de los negocios no hay prejuicios, ni odio, ni sectarismo, ni ideología cuando se necesitan solucionar problemas; que las personas normalmente ponen lo mejor de sí cuando la compensación es justa para todos. Hay muchas iniciativas buenas, con defectos, por supuesto, que merecen apoyo, no el continuo desprestigio y la crítica de quienes siempre se creen más perfectos.

Me decía un amigo catalán, que en España todo podemos explicarlo por los ochocientos años de la Reconquista. No le falta razón. A pesar de las luchas intestinas, del odio y de la envidia, de la ambición de poder, al final los españoles vencieron al enemigo porque lucharon juntos por fines más elevados. ¿Seremos capaces, como sociedad, de unirnos por fines más altos? Primero hay que buscar los fines en una revolución cultural que empieza por cada persona. Mucha suerte.

http://elalcaldedezalamea.blogspot.de/2012/10/reflexion-sobre-la-envidia-y-el.html

Puntuación 8
#6
José Luis
A Favor
En Contra

A despierto le diría que esta Tercera Guerra Mundial , esta vez , económica la perderán como las dos anteriores . Cómo nos vamos a reir los '' vagos del Sur de Europa '' cuando se haga pública la situación de las cajas alemanas y del Deutche Bank . Amén de otras situaciones más propias de paises subdesarrollados como trabajos a 0,60 Euros la hora y cifras de paro maquilladas.

Puntuación 4
#7
astur
A Favor
En Contra

Al 7 - tu eres uno de los muchos acomplejados que viven en este país. Envidioso y acomplejado...

Puntuación -5
#8
José Luis
A Favor
En Contra

Al 8 le diría que no esconda bajo ese pseudónimo pues evidente que es otro ''cabeza cuadrada'' y deje de hacer generalizaciones de ese tipo .

Puntuación 2
#9
de pura cepa
A Favor
En Contra

Al 9 (Pepe Luis) - Aparentemente hoy no has tomado tu medicación o te han dado un día de permiso para salir... Justamente aquí no necesitamos a personas como a tí.

Puntuación -4
#10
envidia2
A Favor
En Contra

Significado psicológico de la envidia

Una de las peculiaridades de la actuación envidiosa es que necesariamente se disfraza o se oculta, y no sólo ante terceros, sino también ante sí mismo. La forma de ocultación más usual es la negación: se niega ante los demás y ante uno mismo sentir envidia.

La envidia revela una deficiencia de la persona, del ser envidioso, que no está dispuesto a admitir. Si el envidioso estuviera dispuesto a saber de sí, a reconocerse, asumiría ante los demás y ante sí mismo sus carencias.

La dependencia unidireccional del envidioso respecto del envidiado persiste aún cuando el envidiado haya dejado de existir. Y esta circunstancia "“la inexistencia empírica del sujeto envidiado y la persistencia, no obstante, de la envidia respecto de él-descubre el verdadero objeto de la envidia, que no es el bien que posee el envidiado, sino el sujeto que lo posee.

El envidioso acude para el ataque a aspectos difícilmente comprobables de la privacidad del envidiado, que contribuirían, de aceptarse, a decrecer la positividad de la imagen que los demás tienen de él (el envidioso tiende a hacerse pasar por el mejor «informado», advirtiendo a veces que «aún sabe más»). Pero adonde realmente dirige el envidioso sus intentos de demolición es a la imagen que los demás, menos informados que él, o más ingenuos, se han construido sobre bases equivocadas.

¿Cómo conseguirlo? Mediante la difamación, originariamente disfamación. En efecto, la fama es el resultado de la imagen. La fama por antonomasia es «buena fama», «buen nombre», «crédito». La difamación es el proceso mediante el cual se logra desacreditar gravemente la buena fama de una persona.

Ahora vemos dónde está realmente el verdadero objeto de la envidia. No en el bien que el otro posee, sino en el (modo de) ser del envidiado, que le capacita para el logro de ese bien.

El envidioso es un hombre carente de (algún o algunos) atributos y, por lo tanto, sin los signos diferenciales del envidiado. Sabemos de qué carece el envidioso a partir de aquello que envidia en el otro. Pero, además, en este discurso destaca la tácita e implícita aseveración de que el atributo que el envidiado posee lo debiera poseer él, y, es más, puede declarar que incluso lo posee, pero que, injustificadamente «no se le reconoce». Ésta es la razón por la que el discurso envidioso es permanentemente crítico o incluso hipercrítico sobre el envidiado, y remite siempre a sí mismo. Aquel a quien podríamos denominar «el perfecto envidioso» construye un discurso razonado, bien estructurado, pleno de observaciones negativas que hay que reconocer muchas veces como exactas.

No sólo el sujeto envidioso es inicialmente deficiente en aquello que el envidiado posee, sino que el enquistamiento de la envidia, es decir, la dependencia del envidioso respecto del envidiado perpetúa y agrava esa deficiencia. Decía Vives: «Con razón han afirmado algunos que la envidia es una cosa muy justa porque lleva consigo el suplicio que merece el envidioso».

Una de las invalideces del envidioso es su singular inhibición para la espontaneidad creadora. Ya es de por sí bastante inhibidor crear en y por la competitividad, por la emulación. La verdadera creación, que es siempre, y, por definición, original, surge de uno mismo, cualesquiera sean las fuentes de las que cada cual se nutra. No en función de algo o de alguien que no sea uno mismo. Pues, en el caso de que no sea así, se hace para y por el otro, no por sí. Todo sujeto, en tanto construcción singular e irrepetible, es original, siempre y cuando no se empeñe en ser como otro: una forma de plagio de identidad que conduce a la simulación y al bloqueo de la originalidad.

El tratamiento eficaz de la envidia cree verlo el que la padece en la destrucción del envidiado (si pudiera llegaría incluso a la destrucción física), para lo cual teje un discurso constante e interminable sobre las negatividades del envidiado. Es uno de los costos de la envidia, un auténtico despilfarro, porque rara vez el discurso del envidioso llega a ser útil, y con frecuencia el pretendido efecto perlocucionario "“la descalificación de la imagen del envidiado- resulta un fracaso total.

Su deficiencia estructural en los planos psicológico y moral aparece a pesar de sus intentos de ocultación y secretismo.

Puntuación 0
#11
envidia3
A Favor
En Contra

El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: "Es envidiable."

Jorge Luis Borges

Puntuación -1
#12
envidia...
A Favor
En Contra

«¡Lo que más me jode de España es la envidia!»

¿Quién lo dice? Paul Preston, historiador y especialista en Franco.

El de Liverpool dice de sí mismo: «Tengo 61 años: la tragedia de mi edad es ser consciente de que he olvidado más de lo que he aprendido. Soy inglés: nos parecemos a ustedes en lo mal que hablamos de nuestro país. Casado hace 28 años: el mérito es de ella, una gran psicóloga. La religión es debilidad del hombre» ¿Una enseñanza de nuestro reciente ayer para hoy? La historia enseña que, tras Franco, en España quien ocupa el centro gana las elecciones.

¿Eso es por alergia al guerracivilismo? El recuerdo del horror de la guerra vacuna a los españoles contra el conflicto exasperado con fines partidistas y la radicalización política de cualquier bando y, desde luego, contra el uso de la violencia como discurso.

Pues ojalá dure mucho esa vacuna. Por ella aprecian ustedes hoy el diálogo sobre todas las cosas. También el recuerdo del Caudillo hace que la mayoría se resista a cualquier autoritarismo.

A veces aquí aún se jalea la mano dura. ¿Quiénes? No la mayoría. Recuerde que los que hacen más ruido no suelen ser los que acaban comiéndose las nueces.

Y eso, ahora mismo, ¿cómo se traduce? Mire a Rajoy: tras la deriva derechista del último Aznar y el postaznarismo, parecía haber iniciado un oportuno y personal retorno al centro, al diálogo y a la distensión territorial e ideológica, pero se encuentra con que los barones de su propio partido, para no perder su poder en la organización, están frenando esa necesaria rectificación hacia la única posibilidad que tiene el PP de ganar las próximas elecciones.

¿Cree usted que así ganarán el partido pero perderán las elecciones otra vez? Esos barones son jaleados por la Cope y sus adláteres, más preocupados por ganar audiencias que por que el PP gane elecciones. Por cierto, si en Gran Bretaña una radio dijera cosas como las que dice la Cope, un día sí y otro también la llevarían ante los tribunales. Y tendría difícil defensa.

¿Avala la ley de Memoria Histórica? Me hubiera gustado que esa ley fuera más atrevida, pero soy consciente de por qué no lo fue. Recordar la dictadura y reparar sus enormes injusticias no hubiera significado la revancha, ni siquiera indemnizaciones millonarias, sino simplemente justicia, para empezar, revocando las sentencias infames de la represión franquista.

¿Para qué remover legajos olvidados? Porque hubiera sido un bálsamo para la convivencia del futuro sin ofender a nadie.

Dejemos en paz a los muertos. Olvidar. Eso es lo que quieren los que se beneficiaron de aquella represión, pero ni siquiera ellos deben preocuparse. El recuerdo no es la venganza y además ya no queda de quien vengarse, pero sí a quien confortar con el reconocimiento de una injusticia. Y por eso aún sigo estudiando la represión. ¿Lo peor de España? Lo que más me jode de este país es la envidia que se demuestra en medios universitarios cuando usan masivamente tu trabajo.

["¦] Ese tipo era un compañero cretino (en referencia a un catedrático español).

La universidad española no es desde luego la que más ha mejorado tras Franco.

¿Qué recuerda de su primera visita? Vine en el 69: las callejuelas aún olían a ajo y aceite frito y a otros mil olores inolvidables... Aprendí español con un diccionario...

¡Y habla usted un catalán impecable! Soy un raro oxímoron: británico políglota. Y un militante contra los clichés: me niego al cliché de España como país de creativos innovadores bajo un autoritario gris.

¿Qué nos propone a cambio? ¡Reconozcan lo mucho que nos parecemos! Sólo españoles y británicos hablan tan mal de sí mismos. Y eso nos convierte en lo más opuesto a los franceses.

La entrevista corresponde a la contraportada de La Vanguardía del 16 de mayo. Se puede leer, hasta que «cuelguen» la próxima. Aquí el resumen del propio diario. O en formato JPG.

Publicado por Carolina Pascual [Atocha] en 12:10

Puntuación 0
#13
José Luis
A Favor
En Contra

Al 10 le diria que el que sobra es él PURO CEPORRO

Puntuación 2
#14
laverdad
A Favor
En Contra

Al 2, precisamente como España es poco competitiva lo mejor que podría hacer es salirse del Euro o acabaremos con 10 millones de parados y mucha violencia

Puntuación 0
#15
F
A Favor
En Contra

a nº2 Despierto,¿Por qué,me huelo,que todos los que habláis mal de España,sois catalanistas?..sigue dormido...

Puntuación 0
#16
F
A Favor
En Contra

¿Sabeis lo que es un cáncer?,preguntarselo a los catalanes,ademas siempre te toca a los cojones...

Puntuación 0
#17
catdog
A Favor
En Contra

España confía con los alemanes para hacer los recortes son especialistas, pero porque no obligan a recortar en el sistema político!!!! cada vez que la Merkel aprieta a Rajoy, este nos recorta que h.d.l.g.p.

Puntuación 0
#18