Buscar

La Caixa entrega material escolar a unos 85.000 niños en situación vulnerable

EFE
12/09/2019 - 13:01

Barcelona, ??12 sep (EFE).- La Obra Social "la Caixa" entregará kits de material escolar a 84.995 niños y niñas de familias en situación de pobreza en toda España, de los que 14.468 están en Cataluña, para que puedan iniciar el curso con el material imprescindible.

El programa, dirigido a hogares en situación de pobreza con menores de 0 a 18 años, recibirán un kit adaptado a cada ciclo educativo (preescolar, primaria y secundaria).

Los kits incluyen una mochila, estuche (con bolígrafo multicolor, lápiz, goma y sacapuntas), lápices de colores, una libreta A4, juego de reglas, un compás y una calculadora científica, que distribuyen las entidades sociales que desarrollan el programa en sus territorios.

En Cataluña, 14.468 alumnos recibirán el material, en su mayoría en Barcelona.

Una de las principales líneas de trabajo del programa es garantizar la promoción socioeducativa de los niños y por ello además de las entregas de los kits de material escolar, a lo largo de todo el curso escolar se facilitarán diferentes ayudas educativas a las familias atendidas por CaixaProinfancia, como refuerzo escolar o estudio asistido, apoyo psicomotor, atención logopédica y equipamiento escolar.

"La educación es la mejor herramienta para posibilitar a los niños y niñas un futuro enriquecedor y con oportunidades, y facilitándoles este material contribuimos a que vuelvan a la escuela preparados y sobre todo con ilusión y ganas de aprender", ha afirmado el presidente de la Fundación Bancaria "la Caixa", Isidro Fainé.

El programa trabaja con la premisa de que las condiciones del entorno, como la salud, la organización familiar o la red social, influyen directamente sobre los procesos de aprendizaje y la escolarización, de modo que los niños y adolescentes que viven en contextos frágiles tienen más dificultades para conseguir el éxito escolar.

Según sus impulsores, CaixaProInfancia busca "romper la línea de transmisión de la pobreza de padres a hijos favoreciendo el pleno potencial y las capacidades de los menores".

El programa fue puesto en marcha en 2007 para dar respuesta a las necesidades de los hogares con población infantil de entre 0 y 18 años en riesgo o situación de exclusión, lo que conlleva el desarrollo de un plan de trabajo con toda la familia.