Buscar

Gordon Brown propondrá la creación de un organismo internacional que se encargue de los asuntos medioambientales

21/12/2009 - 17:45

El primer ministro británico, Gordon Brown, propondrá mañana martes que se cree un nuevo organismo internacional que se encargue de los asuntos medioambientales si se quiere evitar que se repita una situación de estancamiento como la que se ha experimentado durante la cumbre de Copenhague sobre el cambio climático.

LONDRES, 21 (EUROPA PRESS)

Brown considera que el método de negociación de la ONU, que exige que los 192 países miembros estén de acuerdo, tiene que ser reformado para garantizar que prevalece la voluntad de la mayoría, según el discurso que pronunciará mañana, que los medios británicos han dado a conocer hoy lunes.

"Nunca más deberíamos enfrentarnos al estancamiento que amenazó con echar abajo estas conversaciones. Nunca más deberíamos permitir que un acuerdo global para acercarnos a un futuro más ecológico esté secuestrado por sólo un puñado de países. Para mí, una de las frustraciones ha sido la falta de un organismo internacional que se responsabilice únicamente de la administración medioambiental", declarará Brown.

Por ello, el primer ministro pedirá que en 2010 se reformen las instituciones internacionales con el fin de abordar los "retos comunes". En la cumbre de Copenhague no se alcanzó un acuerdo político común; los delegados simplemente aprobaron este sábado una moción en la que dicen "tomar nota" del acuerdo redactado la noche anterior por Estados Unidos, China, India, Brasil y Sudáfrica. Brown quedó excluido de la reunión en la que se alcanzó el consenso.

RESULTADOS "DECEPCIONANTES" DE LA CUMBRE

El ministro de Energía y Cambio Climático, Ed Miliband, admitió hoy que los resultados de la cumbre de Copenhague son "decepcionantes" por la falta de un acuerdo sobre objetivos para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero o un acuerdo que establezca una fecha límite para que el pacto sea legalmente vinculante.

Miliband responsabilizó a China por resistirse a aceptar un acuerdo legal y por rechazar la propuesta de recortar las emisiones a nivel mundial en un 50 por ciento para 2050. Los esfuerzos para proporcionar fuerza legal a los compromisos del acuerdo de Copenhague se enfrentaron a "la resistencia imposible de un pequeño número de países en desarrollo, incluida China, que no querían un acuerdo legal", en opinión de este ministro.

A quienes opinan que el acuerdo alcanzado no protege a los más pobres de los países en vías de desarrollo, Miliband les dijo que aunque "el resultado final ha sido decepcionante, la idea de que alejarse de un acuerdo habría sido mejor para las personas que se enfrentan al cambio climático es, sinceramente, ridícula".

El ministro consideró que con el pacto al que se ha llegado se puede "ayudar" a esas personas y "protegerlas del cambio climático" y recordó que gracias a él ya se dispone de una financiación de 10.000 millones de dólares anuales.

Asimismo, destacó la importancia de que los países hayan coincidido en que es necesario reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, pese a que no se hayan comprometido a cumplir objetivos específicos. "No sabremos la dimensión concreta (de los recortes en las emisiones nacionales) hasta principios de febrero, y vamos a tener que presionar para que sean mayores", indicó.

"Aunque hay cosas que no hemos conseguido, lo cierto es que por primera vez los países en vías de desarrollo se han unido y han dicho que van a disminuir sus emisiones, y la financiación está circulando", subrayó.

LA UE NO FUE "DEJADA DE LADO"

Miliband rechazó las críticas que apuntan a que Reino Unido y la Unión Europea fueron "dejados de lado" por su ausencia en el encuentro en el que el presidente estadounidense, Barack Obama, y los dirigentes de China, India, Brasil y Sudáfrica definieron las bases del acuerdo.

"No creo que fuese ésa la reunión en la que al final se decidió el acuerdo", opinó. "Las grandes decisiones se tomaron en un grupo de unos 30 países en el que estaban representados el presidente (de Francia, Nicolas) Sarkozy, la canciller (alemana, Angela) Merkel y Gordon Brown", aseguró.