Buscar

El impacto de un asteroide formó un montículo de 50 kilómetros bajo el mar de Timor

21/05/2010 - 12:56

Científicos australianos han identificado un montículo de 50 kilómetros bajo el mar de Timor que se formó a partir del impacto de un asteroide hace 35 millones de años, según señala un artículo publicado en la revista 'Australian Journal of Earth Sciences' y recoge la agencia rusa de noticias Ria Novosti.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Científicos australianos han identificado un montículo de 50 kilómetros bajo el mar de Timor que se formó a partir del impacto de un asteroide hace 35 millones de años, según señala un artículo publicado en la revista 'Australian Journal of Earth Sciences' y recoge la agencia rusa de noticias Ria Novosti.

"El tamaño mínimo del montículo Mount Ashmore, que representa un abombamiento elástico de la corteza terrestre a raíz del impacto, es de 50 kilómetros en la base pero la dimensión total de esa estructura, aún por definir, podría ser mucho mayor", señala el doctor Andrew Glikson, del Instituto de Ciencias Planetarias y Escuela de Arqueología y Antropología anexa a la Universidad Nacional de Australia.

El montículo fue descubierto por el geólogo Dariusz Jablonski, que realizaba estudios sísmicos en la zona para una empresa petrolera. A petición suya, Glikson examinó las muestras de la roca y encontró en ellas rastros del impacto con un objeto extraterrestre.

Su caída se produjo en un período en que la Tierra sufría constante bombardeo de asteroides, que pudo haber contribuido al drástico descenso de las temperaturas en el planeta. Por las mismas fechas en que se formó Mount Ashmore, también se creo un cráter de 100 kilómetros de diámetro en Siberia, y otro más, de 85 kilómetros, en la bahía de Chesapeake, cerca de la costa norteamericana.

Este bombardeo de asteroides tuvo lugar un millón de años antes de que se formara el estrecho de Drake entre Sudamérica y Antártida. Su aparición dio origen a la llamada corriente circunantártica que aisló ese continente e hizo crecer su vasta corteza glacial que sirve de termostato al clima terrestre.