Sociedad

Frankie gikandi: "naciones unidas disena un futuro con soluciones ajenas a los africanos"

- Acaba de recibir el premio Harambee a la promoción e igualdad de la mujer africana

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

La keniana Frankie Gikandi que dirige una clínica y un centro de formación rural para la mujer, situados en Limuru, a 30 kilómetros de Nairobi y que acaba de recibir el premio Harambee a la promoción e igualdad de la mujer africana asegura en una entrevista a Servimedia que "Naciones Unidas diseña un futuro con soluciones ajenas a los africanos".

Gikandi sostiene que “la educación y la sanidad son las dos grandes necesidades de África” y que "los Objetivos del Milenio que impulsan Naciones Unidas son encomiables pero diseñan un futuro con soluciones ajenas a los africanos, que con complejo de inferioridad miramos a Occidente para copiar modelos que no suponen un desarrollo de la persona y de la familia. Queremos ser la mejor versión de nosotros mismos y necesitamos más ritmo en las ayudas a la educación, un impulso a la sanidad, medidas que faciliten el acceso a la enseñanza superior, una lucha decidida contra la corrupción, una motivación que aliente a los jóvenes".

"Necesitamos menos declaraciones y grandes propuestas, y sí medidas concretas que apoyen la iniciativa social y ciudadana, junto a comportamientos éticamente irreprochables de los gobernantes. A veces me siento frustrada al no contar con más ayuda contra la pobreza y el analfabetismo”, agregó.

Afirma Gikandi que "la mujer en África es una mujer multitarea. Debe cuidar a su familia, trabajar desde las ocho de la mañana o más temprano en las áreas rurales. Conozco muchas que ganan un euro recogiendo té o café durante diez horas. Y son y se sienten afortunadas, porque pueden comprar para subsistir".

Denuncia esta luchadora de los derechos de la mujer, que todavía se siguen dando niñas "en matrimonio a cambio de un trozo de tierra. Hoy las niñas kenianas van a la escuela primaria, pero muy pocas continúan sus estudios, sobre todo, en el medio rural".

En el centro que ella dirige en Kenia forma a "las mujeres para que sean capaces de trabajar por cuenta propia y conseguir una vida mejor. Estamos convencidos de que la educación no sólo es la base de la emancipación sino también de la dignidad y del futuro. Queremos que cada mujer pueda aprender una profesión que le proporcione autonomía económica".

El premio Harambee, que ha recibido Gikandi es un proyecto internacional de solidaridad que promueve iniciativas de educación en África y de actividades de sensibilización en el resto del mundo, difundiendo los valores, las cualidades y las posibilidades de futuro del continente africano, que nació en el año 2006.

(SERVIMEDIA)

03-OCT-10

MAN

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin