Sociedad

La visita del Papa dejará en Barcelona 47 millones de euros

El Papa, Benedicto XVI. Foto: Archivo

Por primera vez, la polémica no se ha limitado solamente a un enfrentamiento entre católicos y no creyentes, sino que ha surgido una controversia sobre los costes y los beneficios de la llegada a España de Benedicto XVI. ¿Es rentable su visita?

La visita del Papa a las ciudades de Santiago de Compostela y Barcelona durante este fin de semana ha abierto un debate entre partidarios y contrarios a este tipo de actos.

El primer obstáculo para contestar a esa pregunta es la poca transparencia que ofrecen los organizadores de los viajes y las adminis- traciones que ayudan con dinero público a que la visita no encuentre obstáculos. ¿Cuánto vale una visita papal? Digamos que, con la escasa fiabilidad que ofrecen las fuentes, la visita les sale a los estados que lo reciben a unos tres millones de euros al día. Esta cifra no incluye lo que aporta la iglesia católica local.

Cifras oficiales

Por ejemplo, la visita de Estado que el propio Benedicto XVI realizó al Reino Unido del 16 al 19 de septiembre de este año costó alrededor de 25 millones de libras (unos 28 millones de euros). Según el Gobierno británico, durante esos tres días, la protección policial del Papa costó 1,5 millones de libras (1,7 millones de euros).

Según cifras oficiales, el Gobierno británico se hizo cargo de otros 12 millones de libras (casi 14 millones de euros), mientras que la parte financiada por la Iglesia británica ascendió a unos 10 millones de libras (11 millones de euros), de los que seis fueron reunidos mediante donaciones.

Una cifra similar costó la polémica visita del difunto Juan Pablo II a Valencia para el Encuentro Mundial de las Familias. En aquella ocasión, el Gobierno autónomico que preside Francisco Camps no quiso ofrecer cifras oficiales, pero Canal 9, la televisión autonómica valenciana, cifró el coste de retransmisión en 26 millones.

Disparidad de presupuestos

Para la gira española de este fin de semana, se manejan cifras muy dispares entre los organizadores del evento en Santiago y en Barcelona. Pese a que el tiempo de permanencia del Santo Padre en ambas ciudades es muy similar (menos de 24 horas), en Galicia el coste estimado para los contribuyentes es de tres millones de euros, mientras que en Cataluña sale mucho más barato: 1,8 millones.

Según las averiguaciones hechas por elEconomista, la diferencia estriba en la forma de contabilizar los gastos de transmisión por televisión. Mientras la televisión gallega lo cifra en un millón de euros, en Cataluña fuentes de TV3 aseguraron que "no vamos a dar una cifra porque el gasto entra dentro de los presupuestos ordinarios de nuestros informativos para actos extraordinarios", explicó un portavoz. Tampoco Televisión Española ha cifrado el gasto que tendrá, ya que, aunque las autonómicas son las encargadas de dar la señal internacional de la retransmisión, la televisión estatal quiere hacer también una retransmisión personalizada del evento.

Dispositivo de seguridad

Las instituciones catalanas han intentado evitar que la visita del Papa suponga un gasto extraordinario. La Generalitat no ha creado un presupuesto especial, pero en el dispositivo de seguridad se incluirá a los Mossos d'Esquadra. Otro capítulo que supone un coste adicional es el centro de prensa. El centro estará en las Drassanes de Barcelona y costará entre 150.000 y 200.000 euros, que aportarán la Generalitat y la Diputación de Barcelona.

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona -que desplegará a la Guardia Urbana al paso del papamóvil-, organizará el aparcamiento de autocares de peregrinos, y cortará calles en torno al templo de Gaudí- participa con 370.000 euros, "que seguramente acabarán siendo más", señalaron fuentes municipales.

Además de los costes que pagan las diferentes administraciones, la diócesis de Barcelona (es decir la Iglesia local) también ha presupuestado un gasto extraordinario de medio millón de euros. El anfitrión barcelonés, el cardenal Lluís Martínez Sistach, ha dicho que quiere "un presupuesto austero pero digno", cifrado hasta ahora en medio millón de euros, procedentes de fondos propios, patrocinadores y donativos.

¿Dónde está el negocio?

La Conferencia Episcopal Española considera que la visita de Joseph Ratzinger no es un despilfarro, pues "siempre que viene el Papa es un negocio económico y espiritual". ¿En verdad es un negocio? Según el consejero de Presidencia de la Xunta, Alfonso Rueda, la estancia del Papa en Santiago costará a las arcas gallegas tres millones de euros y en su opinión es "una inversión muy rentable, porque los beneficios van a ser muy superiores".

El 2010 es año Jacobeo y las ocho horas que Benedicto XVI pasará en Santiago de Compostela mañana sábado "van a mantener el Jacobeo en auge todo el año, con las repercusiones económicas que conlleva", señalan. Un cálculo aproximado estima los beneficios en 17 millones. Pese a todo, el consejero se ha comprometido a dar cuenta de los gastos ante el Parlamento gallego y para eso la Xunta ha encargado a una universidad gallega un estudio sobre costes y beneficios.

En Barcelona, han sido más lanzados. El Ayuntamiento calcula que la visita tendrá "un impacto económico positivo" para la ciudad de 29,8 millones de euros. Esta cifra, según la concejal de Seguridad y Movilidad, Assumpta Escarp, responde a dos tipos de ingresos. Por una parte, las pernoctaciones, las compras, las comidas y el uso de los transportes por los visitantes generarán unas ganancias de 25,2 millones de euros, mientras que los 4,6 millones restantes responderán a los beneficios ocasionados "en términos de proyección de la imagen de Barcelona al mundo".

Escarp considera que unos 300 millones de personas verán imágenes de Barcelona y de la consagración de la Sagrada Familia a través de los medios de comunicación. El Arzobispado, no obstante, calcula que la estancia del Papa en la ciudad tendrá una audiencia mundial de 150 millones de personas.

El cardenal Sistach se ha mostrado convencido de que la efeméride será la más importante para la ciudad de Barcelona, desde los Juegos Olímpicos de 1992. De hecho, para el viaje de Benedicto XVI a España ya hay acreditados 2.700 periodistas entre Santiago de Compostela y Barcelona, muchos de ellos extranjeros.

Con las cifras en la mano, el viaje parece un buena inversión, pero tanto los vecinos afectados por las molestias de la llegada como los contribuyentes laicos consideran que el Estado no debería hacer ese dispendio. Dinero y creencias nunca mezclan bien.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Pera Sanjoan
A Favor
En Contra

Para que después los manifestantes de la Plaí§a de sant Jaume digan que el viaje de BXVI cuesta dinero. De hecho, quizás sería buenos que viniera cada año; en mmuchos sentidos...Saludos

Puntuación 4
#1
elnem del inem
A Favor
En Contra

Pero, ¿con que calculadora han sacado las cuentas?...ya, con la de pepiño, que esta tan jodida como el y el lider de los pederastas juntos.

Puntuación 2
#2
debra
A Favor
En Contra

joder!!

Puntuación 1
#3