Sociedad

Comienza el juicio a los hermanos Del Valle por la muerte de Mari Luz

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva celebra hoy la vista oral en la que se juzgará a los hermanos Santiago y Rosa del Valle por el asesinato de la niña Mari Luz Cortés en enero de 2008, un juicio que se prolongará hasta el 25 de febrero.

La primera sesión de este juicio, que comenzará a las 9:30 horas, estará marcada por la declaración de los acusados: Santiago del Valle, que se enfrenta a penas de entre 23 y 32 años de prisión por los delitos de asesinato y abuso sexual y su hermana Rosa, acusada de asesinato, para quien la Fiscalía y la acusación particular piden 17 años de cárcel.

También está previsto que por la tarde comparezca como testigo Isabel García, mujer de Santiago del Valle, que en los últimos días ha dado un giro a su declaración y ha culpado de todo lo sucedido a Rosa del Valle, exculpando a su marido.

La idea del jurado popular

Los acusados serán juzgados por un tribunal profesional compuesto por tres magistrados, después de desecharse la idea inicial de que fuese un jurado popular el que se encargase de este caso.

El ponente del tribunal será el magistrado Antonio Germán Pontón, que ya fue elegido para presidir el jurado popular que iba a enjuiciar el caso antes de que el procedimiento cambiase, y el presidente de la Sección Tercera, José María Méndez, y Luis García Méndez Casas, completan la terna de magistrados.

En la vista comparecerán 27 testigos y 22 peritos a petición del Ministerio Fiscal, mientras que la acusación particular ha solicitado la declaración de otros seis testigos y 4 peritos, a los que hay que sumar los propuestos por las defensas, que solicitan la absolución de sus clientes por entender que no hay pruebas que demuestren su participación en los hechos.

Los hechos

Mari Luz Cortés, que tenía 5 años, desapareció el 13 de enero de 2008 en torno a las 17:00 horas en la barriada de El Torrejón de la capital onubense después de abandonar su domicilio para ir a comprar golosinas a un quiosco cercano.

Después de 54 días desaparecida, el 7 de marzo un operario de Cepsa vio un cuerpo en la zona de los petroleros del puerto de Huelva, que posteriormente se comprobó que era el de Mari Luz.

El 26 de marzo fueron detenidos en la estación de autobuses de Cuenca Santiago del Valle y su esposa, Isabel García, al bajar del autocar que los había trasladado desde Pajaroncillo, localidad de unos 100 habitantes de la serranía conquense en la que ambos habían estado residiendo, y la hermana de Santiago, Rosa.

Del Valle, que en un principio declaró ante los agentes que la muerte de Mari Luz se produjo de forma involuntaria, mantuvo poco después su inocencia.

Dos días después de su detención el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Huelva decretó para él y su hermana el ingreso en prisión incondicional por un presunto delito de asesinato, al que se sumaría otro contra la libertad sexual.

El caso Mari Luz ha estado marcado por los errores judiciales ya que cuando sucedieron los hechos Santiago del Valle debería de haber estado en prisión ya que contra él pesaba una sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla por abusos sexuales contra su propia hija que llevaba dos años y medio sin ejecutarse.

Este error llevó al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a abrir expediente a Rafael Tirado, el juez titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla, que no ordenó ejecutar la sentencia, al que finalmente se le impuso una multa de 1.502 euros por una "falta grave" y al Ministerio de Justicia a hacer lo propio con la secretaria judicial Juana Gálvez por un presunto incumplimiento de sus obligaciones legales a la que se suspendió dos años y medio de empleo y sueldo.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin