Buscar

Isabel Pantoja, Maria José Campanario y Ortega Cano, ¿la nueva casta de los intocables?

Antonio Papell
8:06 - 6/09/2011
Ortega Cano. Imagen: Archivo

Un observador de esta realidad compleja que es nuestro país me hacía ver recientemente un fenómeno curioso y, por varias razones, preocupante y descorazonador: algunos personajes de la farándula de esos que sobresalen en los programas llamados del corazón, y que se convierten por ello mismo en asombrosos prototipos dignos de imitación a juicio de desorientadas muchedumbres, están siendo acusados de graves delitos, sin que ello les reporte el reproche social contundente que supuestamente habrían de merecer.

Tres de esos personajes -hay más- son la tonadillera Isabel Pantoja, la esposa de un afamado torero María José Campanario y el torero José Ortega Cano. Pantoja, novia que fue del atrabiliario sucesor de Jesús Gil en la alcaldía de Marbella, asistió al descarado expolio de las arcas marbellíes con reprobable pasividad, si no participó en él como piensa algún fiscal, que ha planteado ya la correspondiente acusación. María José Campanario ha sido ya condenada en primera instancia por haber participado en un fraude al Estado relacionado con la Seguridad Social, y José Ortega Cano provocó presuntamente un accidente de circulación en el que resultó muerta una persona cuando triplicaba el límite de alcoholemia y rebasaba en mucho la velocidad permitida.

Los tres no sólo no han muerto socialmente, como parecería lógico si existiera una razonable escala de valores congruente con los principios que decimos alentar, sino que continúan suscitando la curiosidad de las gentes, siguen comerciando con su imagen y son tratados en público con esa reverencial obsequiosidad que reciben los personajes de alcurnia.

La tradición del pícaro

En nuestro país, existe una arraigada tradición literaria de exaltación del pícaro que, evidentemente, está vinculada a nuestro secular modo de ser, a una tradición de supervivencia a medio camino entre la necesidad y la trascendencia, entre la caballerosidad y la infamia, entre lo sublime y lo ridículo. El propio Quijote, el personaje que nos compendia y nos engloba con más fidelidad, es un gran homenaje a la picaresca. Sin embargo, este país ha avanzado mucho, se ha hecho culturalmente europeo (África ya no empieza en los Pirineos), por lo que hubiera cabido imaginar que hubiésemos podido cultivarnos también en los valores. Y no es así: nuestros paradigmas, nuestros mitos son una exaltación descarnada de la cutrez intelectual, de la elementalidad rampante, de la vulgaridad más atrabiliaria. Belén Esteban es el prototipo.

La cuestión no tiene sin embargo enjundia estética exclusivamente: se puede entender cierta inclinación morbosa y espontánea hacia este tipo de personajes, pero es dramático que en treinta años de democracia no se haya podido construir una ética en este país. El defraudador tiene prestigio, el corrupto que se adueña del dinero de todos no recibe apenas castigo en las urnas, y nuestros personajes familiares en el audiovisual son delincuentes. ¿Cómo podrá excluirse a los venales de la ceremonia política si en realidad somos tan comprensivos con los delitos de nuestros principales referentes sociales?

Políticos demasiado normales

Ortega y Gasset, que nos conocía bien, distinguió en un ensayo genial las virtudes pusilánimes de las virtudes magnánimas en el haber de nuestros políticos. Aquéllas son las comunes del vulgo; éstas definen pasiones excelsas que sólo unos pocos, los auténticos estadistas, pueden mostrar. "Cabe no desear -escribió- la existencia de grandes hombres, y preferir una Humanidad llana como la palma de la mano; pero si se quieren grandes hombres, no se les pidan virtudes cotidianas?".

Ese político dotado sería exaltado por Ortega, pero no equiparado al superhombre nietzscheano: el filósofo lo vería como "un magnífico animal, una espléndida fisiología". Aquí tampoco seguimos esta pauta: nuestros políticos más acreditados son desesperantemente normales, gentes comunes a las que nadie dudaría en invitar a cenar para mantener una conversación trivial?

En definitiva, nuestros valores, nuestro criterio, están pautados conforme a normas rudimentarias y poco refinadas. Y que nadie busque la culpa de nuestras preferencias en la televisión-basura porque la relación es la contraria: la televisión basura, que por supuesto encumbra a Pantoja, Campanario y Ortega Cano, es la consecuencia y no la causa de nuestro gusto soez y sin cultivar.

La solución

¿Y eso cómo se corrige? ¿Cómo se puede refinar un país? La respuesta es fácil y difícil a la vez: un cambio educacional, un esfuerzo por cambiar nuestra cultura es la única receta. Que aquí, por supuesto, tampoco nos interesa demasiado.


Comentarios 19

#1
06-09-2011 / 08:58
H2o
Puntuación 28

Aquí en España como tengas un poquito de dinero, te libras de todo.

#2
06-09-2011 / 08:53
juan espana
Puntuación 23

la clase media paga y sostiene la fiesta....que sea la clase baja la que debe pagar hasta con su sangre...es que el furbo eh azín!

#3
06-09-2011 / 09:07
Amen
Puntuación 22

¿Intocables por?

Señores Jueces y Fiscales haced justicia como Dios manda o terminará aplicando el pueblo la justicia de otros tiempos del ojo por Ojo.

Y yo no metería a ortega Cano en el saco de la Pantoja o de La Campanario, esas son " presuntamente" unas chorizas de pleno derecho. Lo de presuntas va por curarme en salud.

#4
06-09-2011 / 09:34
Armando
Puntuación 18

Ortega cano se emborracho y mato a alguien en la carretera que vaya a carcel.

Pero esta claro que la justicia made in spain es tanto corrupta cómo la justicia de Roumania Albnia etc.

#5
06-09-2011 / 09:42
blp
Puntuación -1

Repasito a ZP por P. Reverte- Se ha quedado a gusto.

http://polticosnogracias.blogspot.com/2011/09/repasito-zp-por-p-reverte-se-ha-quedado.html

#6
06-09-2011 / 09:31
Jueces por la democracia
Puntuación 15

Sólo se que en a cárcel hay personas por mucho menos, pero claro no tienen dinero para comprar su libertad.

Eso ni es justicia ni leshes.

#7
06-09-2011 / 10:13
Zipoterocapron
Puntuación 13

Si asi es , anteriormente a estos casos fue el de FARRUKITO COMO TÚ que para que no se dijera que los payos son racista se le dio carta blanca y si no que se lo digan a los padres el atropellado

#8
06-09-2011 / 10:16
jaimess
Puntuación 10

juró por sus hijos que no habia bebido

yo estaría cabreado

http://www.larazon.es/noticia/2190-ortega-cano-te-juro-por-mis-hijos-que-no-habia-bebido

#9
06-09-2011 / 10:19
esteve
Puntuación 12

Los 3 casos en Andalucia, es como si siguieran viviendo en el siglo XIX, donde el Señorito está por encima de la ley y de los demás...

#10
06-09-2011 / 10:26
español
Puntuación 10

aki faltan jueces con un par de huevos y menos estrellitas como garzón

#11
06-09-2011 / 10:39
toro ratón
Puntuación 3

A ver Ortega si tienes Buevos y te pones delante del toro Rartón , y si no tienes te pegas 4 chispazos y 3 latigazos y veras lo chulo que te pones ... en Sueca lo tienes el finde

#12
06-09-2011 / 10:39
pepe
Puntuación 2

Yo aborrezco a toda la sociedad española en su conjunto. Es vomitiva.

Lo cual me hace sentirme todavía más infeliz y miserable.

#13
06-09-2011 / 10:44
andazul
Puntuación 4

Me gusta el artículo. Coincido en que la telebasura es como un espejo en el que se mira la sociedad actual, pero, me pregunto, cuánta gente se mira en este espejo. Yo creo que la televisión y el fenómeno de los delincuentes mediáticos que lleva aparejado es un fenómeno cada vez con menos empuje social. Habría que analizar bien lo de las cuotas de audiencia porque creo que en este país cada vez se ve menos televisión.

#14
06-09-2011 / 10:52
Moha
Puntuación 4

El mejor artículo que he leído en el economista

#15
06-09-2011 / 11:01
fernando
Puntuación 3

Después de lo de Farruquito, no me esperaba menos de Ortega Cano, entre otros y otras. España es así, la oligarquía, los famosos y famosetes etc. tienen licencia para robar y matar. Los jueces, así como los políticos, son un reflejo de la sociedad, de bajo nivel ético. Las redes de amiguismo funcionan a todos los niveles en España y contaminan la justicia, la política, todo.

#16
06-09-2011 / 12:37
elcolega
Puntuación 3

intocables hasta que alguno se le hinchen los cojo**s y le metan un tiro a mas de uno de estos personajes y algun que otro politico

#17
06-09-2011 / 15:23
manuel
Puntuación 2

esta es la mierda q tenemos en españa,estos viven como quieren estafan roban etc,tienen dineero y se libran de todo,haber si viene un juez como dios manda y se lleva a esta mierda de gente a tomar por el culo,ortega cano borracho perdio conduciendo y mata a un inocente,pues este desgraciado quedara libre y el otro pobre en el hoyo.

#18
06-09-2011 / 18:22
CORAL
Puntuación 1

LAS DOS MUJERES DE TOREROS, ELUDIENDO LA CARCEL, UNA CONDENADA CULPABLE Y LA OTRA QUE YA LA ELUDIO MEDIANTE FIANZA, SERA DE JUSTICIA QUE SALGA CULPABLE SI COMPRO BIENES INMUEBLES DE LUJO CON EL DINERO ILICITO DE MUÑOZ.

#19
07-09-2011 / 16:47
jaimess
Puntuación 1

a esta gente (jueces de estos casos) lo que habia que hacer es juzgarles a ellos, por no hacer su trabajo de acuerdo a la ley