Sociedad

El alcalde de Terrassa pide al imán local que deje de sermonear

El alcalde de Terrassa, Pere Navarro, pide que no se estigmatice a la comunidad musulmana de la localidad.

El alcalde de Terrassa (Barcelona) y líder del PSC, Pere Navarro, considera necesario que el imán de su ciudad abandone temporalmente sus sermones del viernes hasta que la resolución judicial determine si hizo apología de la violencia de género.

"Parece que hay indicios de declaraciones que alimentan la violencia de género por parte del imán. Para nosotros sería mucho más prudente que suspendiera sus actividades a la espera de que se produzca una resolución judicial que determine si estos hecho son reales o no", ha argumentado.

En una entrevista, ha reclamado respetar la presunción de inocencia para el imán, pero ha advertido de que, si se confirman los hechos, el ayuntamiento estaría ante un hecho "gravísimo" que no podría tolerar.

Querella criminal contra el imán

La Fiscalía presentó una querella criminal contra el imán por incitación al odio contra la mujer, ya que presuntamente instaba a sus fieles asistentes a la mezquita a "corregir" con actos de violencia física y psíquica a las mujeres, y el Ayuntamiento se ha personado como acusación popular.

Navarro afirma que fue una sorpresa la investigación de los Mossos d'Esquadra, primero, y la querella, después, porque hasta entonces todas las noticias que se tenían eran que la mezquita de Terrassa era un espacio que "nada tenía que ver con la radicalidad islamista".

El alcalde pide no criminalizar la comunidad musulmana de su localidad, ya que siempre ha sido "muy sensata" y se ha caracterizado, según dice, por ser abierta y trabajar conjuntamente tanto con otras comunidades como con las instituciones.

Banderas polémicas

Asimismo, ha considerado "incomprensible y casi una broma" que la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, haya intensificado sus esfuerzos para obligar a los ayuntamientos catalanes que no tienen la bandera española ondeando en la fachada a volverla a colocar.

Navarro es partidario de cumplir la ley y, por lo tanto, de tener todas las banderas izadas, pero ha pedido a la delegada que centre sus esfuerzos en la salida de la crisis: "Las banderas están muy tranquilas en la fachada de mi ayuntamiento. Allá se quedarán y no molestan. Nuestra preocupación está en la gente que por la crisis está en una situación de dificultad". "Para mí esto no es un problema", ha concluido Navarro, que cree que las instituciones tienen que cumplir las leyes aunque a veces no las compartan, y ha recordado que recientemente ha tenido que aumentar el IBI por obligación del Gobierno, una medida que considera impresentable.

Reducción administrativa

Navarro apuesta por reducir estructuras administrativas en tiempos de crisis, y mientras considera que las diputaciones provinciales mantienen su sentido como instrumento de coordinación local, ve los consejos comarcales más "discutibles" y los sustituiría por consejos de alcaldes más simples.

No es partidario en cambio de fusionar las dos entidades municipalistas catalanas, la Federación de Municipios de Cataluña (FMC) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM), y argumenta que son entidades privadas y que lo que tienen que hacer es mantener la "buena relación" actual.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin