Sociedad

Se cumple un año del incendio de la sierra oeste de Madrid, que arrasó casi 1.600 hectáreas

Este otoño comienza el plantado de especies autóctonas propias de la sierra oeste en la zona devastada por las llamas

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Este martes se cumple un año del conocido como incendio de la sierra oeste, que arrasó el verano pasado un total 1.546 hectáreas de monte en los municipios de Robledo de Chavela, Valdemaqueda y Santa María de la Alameda, el peor incendio que recuerda la comunidad en los últimos 20 años.

El intenso fuego obligó a desalojar a 2.000 personas de cinco urbanizaciones, entre las que se encuentran los residentes en un geriátrico de la zona. En las labores de extinción trabajaron una gran cantidad de bomberos y medios aéreos y terrestres de la propia Comunidad, del Ministerio de Medio Ambiente y de la Unidad Militar de Emergencias.

También se desplazaron dispositivos sanitarios, aunque no hubo que lamentar ningún fallecido. Los daños materiales fueron mínimos, ya que no quemó ninguna vivienda.

Tras lo ocurrido, el Gobierno regional aprobó un Plan de Reforestación para la zona quemada, que cuenta con 1,5 millones de euros de presupuesto inicial, financiados por el Estado y la Comunidad.

La primera fase del plan, que comenzó el pasado otoño, consistió en limpiar la zona de material quemado y construir diques naturales y evitar que la escorrentía natural arrastrara los residuos hacia el valle y los ríos y contamine el agua.

No obstante, será a partir de este otoño cuando se acometerá la segunda fase del proyecto, que consistirá en el plantado de especies autóctonas propias de la sierra oeste, empleando técnicas mecánicas de bajo impacto, de manera que se estima que en total serán 500 las hectáreas de suelo -público y privado- las que se recuperarían artificialmente con estos trabajos.

También se prevé que se construyan charcas para anfibios y reptiles y refugios para las aves. En todos los trabajos colaborarán los tres ayuntamientos afectados así como los propietarios particulares de las fincas que ardieron.

SIGUEN BUSCANDO AL AUTOR DE LOS HECHOS

Desde el primer momento se determinó que el incendio de la sierra oeste fue provocado, puesto que comenzó en seis focos al mismo tiempo. Además, agentes forestales localizaron en alguno de esos focos artefactos de ignición. No obstante, los perros del Servicio Cinológico de la Guardia Civil acudieron a ese punto y tomaron muestras, que determinaron que no había acelerantes como gasolina o alcohol.

Algunos testimonios de vecinos del Robledo de Chavela e incluso del alcalde de Robledo, Mario de la Fuente, apuntaban que habían visto cómo un coche --en otras versiones una furgoneta-- de color blanco que fue lanzando desde la carretera varios 'cócteles molotov' el día del incendio forestal.

Pero tras visionar las imágenes de una cámara que funcionan en la carretera M-537, los agentes descartaron esta hipótesis. Incluso tras la matrícula que aportó uno de los vecinos se comprobó que no correspondía a ningún vehículo.

Otras personas apuntaron entonces que el fuego había sido obra de la venganza de un grupo de chavales que acabaron peleándose con gente del pueblo en las fiestas patronales días antes y que amenazaron con quemar el pueblo. Se descartó esta teoría por "poco fiable", según han indicado a Europa Press fuentes de la investigación.

Ya este verano, tras el importante incendio en Navas del Rey, el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, encargó al cuerpo de agentes forestales un informe para comprobar si ese fuego guardaba relación con el del año pasado, ya que ambos casos fueron intencionados, hubo varios focos y estaban distribuidos de manera similar.

Dos semanas después la Benemérita detuvo a un guardia civil de 29 años, al que se le ha atribuido hasta una veintena de incendios acaecidos en las localidades de Navas del Rey, Chapinería y Cadalso de los Vidrios, pero no el macroincendio del año pasado.

Por tanto, a día de hoy la Guardia Civil sigue buscando al autor o autores del incendio de Robledo de Chavela, sin descartar nuevas líneas de investigación.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin