Sociedad

La contaminación atmosférica perturba ya a los océanos

- Concluye la expedición Malaspina, el mayor proyecto de la historia sobre cambio global

MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

Los contaminantes procedentes de la atmósfera que entran al océano llegan hasta las zonas más remotas del planeta y empiezan ya a afectar al fitoplancton, zooplancton y al funcionamiento del ecosistema oceánico. Así lo advierten los investigadores que han participado en la expedición Malaspina, el mayor proyecto de la historia sobre cambio global.

Ésta y otras conclusiones se presentan esta semana en la Residencia de Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Barcelona, en un congreso que pone fin a la expedición.

El proyecto ha generado, por primera vez, una base de datos que recoge los niveles de contaminantes orgánicos en todos los océanos. Además, los investigadores han determinado cómo se distribuyen globalmente las dioxinas, compuestos químicos generados durante la combustión de residuos orgánicos, y han estudiado las concentraciones de hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs), presentes en los combustibles fósiles.

“Hemos hallado que las concentraciones de PAHs son mayores cerca de los continentes que en las regiones oceánicas centrales, y que se produce una entrada difusa por deposición atmosférica. Esta última es mayor que la llegada de vertidos de petróleo al océano y se produce en todos los océanos, aunque su impacto todavía lo desconocemos”, explica Jordi Dachs, investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar.

Las muestras recogidas a bordo de los buques de investigación 'Hespérides' y 'Sarmiento de Gamboa' demuestran también que existen cinco grandes acumulaciones de residuos plásticos en el océano abierto, que coinciden con los cinco grandes giros de circulación de agua superficial oceánica.

UNA EXPEDICIÓN SIN PRECEDENTES

La expedición Malaspina arrancó el 15 de diciembre de 2010, en Cádiz, desde donde partió el 'Hespérides', un barco de la Armada Española, rumbo a Río de Janeiro (Brasil) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Tras Perth (Australia), pasó por Sidney (Australia), Auckland (Nueva Zelanda), Honolulú (Hawai), y Cartagena de Indias (Colombia).

Otro buque, el 'Sarmiento de Gamboa' (perteneciente al CSIC), regresó en abril de 2010 procedente de Santo Domingo (República Dominicana), donde llegó tras haber explorado el Atlántico durante casi dos meses.

“La oceanografía española nunca había liderado un proyecto con una dimensión internacional de este calibre, con más de 18 países implicados. Además de marcar un antes y un después por los avances científicos, ha conseguido romper las fronteras y recelos tradicionales entre grupos científicos, y ha sido capaz de llevar la oceanografía española a la sociedad”, concluye el coordinador del proyecto, el investigador Carlos Duarte.

(SERVIMEDIA)

16-SEP-14

LLM/pai

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin