Buscar

El pp defiende la caza ‘sine die’ en los parques nacionales

21/10/2014 - 13:35

- Los ecologistas critican que en el último momento haya presentado una enmienda que permite "usos prohibidos" en estos espacios

MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

La caza y otras actividades como la pesca y las extracciones mineras, de hidrocarburos, áridos y canteras podrían estar permitidas ‘sine die’ en los parques nacionales de España si prospera una enmienda presentada a última hora por el PP al proyecto de Ley de Parques Nacionales, que acaba de comenzar su tramitación en el Senado.

Este lunes terminó el plazo para que los grupos parlamentarios presentaran las modificaciones oportunas al texto aprobado por el Congreso de los Diputados. Al registro de la Cámara Alta llegaron siete propuestas de veto y 278 enmiendas.

El PP, con mayoría absoluta en el Senado, presentó 13 enmiendas, a las que tuvo acceso Servimedia. La gran mayoría son de carácter técnico relacionadas con las competencias autonómicas en los parques nacionales, pero la última de ellas, con una redacción aparentemente confusa, esconde una modificación importante respecto de la actual ley de 2007.

Theo Oberhuber, coordinador estatal de Ecologistas en Acción, aseguró este martes a Servimedia, que esta enmienda al apartado uno de la disposición adicional séptima del proyecto de ley supone “un torpedo en la línea de prohibición de los parques nacionales”.

Oberhuber explicó que la actual Ley de la Red de Parques Nacionales, de 2007, daba un plazo de 10 años para que las administraciones públicas tomaran las medidas necesarias para que estos espacios protegidos se adecuen a la legislación, el cual vencerá en 2017 y para lo que tanto el Gobierno como las comunidades autónomas pueden promover acuerdos voluntarios si hay terceras personas afectadas, como los propietarios de terrenos.

La enmienda del PP en el Senado reduce este plazo a cuatro años, con lo que se mantiene 2017 como fecha límite para que los parques nacionales se pongan al día en cuanto a requerimientos territoriales y efectos jurídicos, entre ellos un conjunto de actividades consideradas prohibidas en estos espacios verdes.

“Es decir, las características de un parque nacional en cuanto que debe tener una superficie continua y no fragmentada, una proporción relevante de especies y comunidades propias, un número mínimo de hectáreas… Y limitaciones como la prohibición de la caza, la pesca, las actividades forestales y mineras, los aprovechamientos hidroeléctricos, etc.”, recalcó Oberhuber.

“COTO DE CAZA ENCUBIERTO”

La enmienda señala que las administraciones públicas promoverán la celebración de acuerdos voluntarios en los casos en que la adecuación de los parques nacionales afecte a derechos de terceras personas y añade una novedad: “Los plazos anteriores (de cuatro años) se entenderán prorrogados hasta la celebración de dichos acuerdos o la aplicación de cualquier otro procedimiento para el rescate de los correspondientes derechos”.

De esta forma, según apostilló Oberhuber, “las prohibiciones se quedan sin aplicación hasta que haya acuerdos voluntarios o la administración indemnice por esos derechos. Como al dueño no le va a interesar un acuerdo voluntario y la administración puede decir que no tiene dinero para indemnizar, todas las actividades prohibidas, que son el corazón de los parques nacionales, estarán permitidas ‘sine die’”.

Las prohibiciones contempladas en la ley son la pesca deportiva y recreativa, la caza deportiva y comercial, la tala con fines comerciales; aprovechamientos hidroeléctricos, vías de comunicación y redes energéticas; las explotaciones y extracciones mineras, de hidrocarburos, áridos y canteras, y el sobrevuelo a menos de 3.000 metros de altura.

Las cinco principales organizaciones ecologistas de España (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF) denunciaron este lunes que el PP en el Senado podría presentar unas enmienda al proyecto de Ley de Parques Nacionales que convertiría el de Cabañeros (Ciudad Real y Toledo) en “un coto de caza encubierto”.

“El PP tiene un problema en Cabañeros porque los dueños de varias fincas de este parque son personas amigas, como los empresarios Alberto Alcocer o Alejandro Aznar, que es muy amigo de María Dolores de Cospedal. Entonces, hay una intención política de permitir la caza en estos espacios y para no hacer en la ley algo a la medida de Cabañeros, la han destrozado y permiten todos los usos en todos los parques”, afirmó Oberhuber.

El coordinador estatal de Ecologistas en Acción agregó que es en Cabañeros donde “el PP tiene más presión económica y política. Con ello, satisface a sus amigos eliminando las restricciones en los parques nacionales, que ocupan sólo un 0,7% de la superficie y siempre hemos dicho que son nuestras joyas naturales”.

(SERVIMEDIA)

21-OCT-14

MGR/man