Sociedad

"Tenemos mucho que dar", reivindican las personas con discapacidad

Madrid, 3 dic (EFE).- Llevar el desayuno a una residencia de ancianos y proporcionar comida a familias necesitadas son dos de las acciones solidarias en las que han participado personas con discapacidad en el marco de la iniciativa "Tenemos mucho que dar", promovida por la Fundación Juan XXIII, en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Después de entregar bocadillos y ropa de abrigo a personas sin techo de la madrileña zona de Argüelles, María Nieves, de 28 años, con discapacidad intelectual, dice que la experiencia "fue muy gratificante", aunque le da "mucha pena" que ellos no tuvieran casa.

María Nieves, junto a algunas de sus compañeras del "comando de ayuda", como Milagros y Silvia, ambas de 43 años, se muestran "muy contentas" de haber visto las caras "felices" de algunas personas sin hogar.

Las tres acuden a un centro ocupacional de la Fundación Juan XXIII, donde se dedican a preparar carpetas y manipular distintos productos.

"Yo estoy muy a gusto en este centro porque aprendo muchas cosas. Algunas tareas me cuestan, pero me gustan mucho las actividades manuales", explica María Nieves.

La campaña "Tenemos mucho que dar" pretende reivindicar la integración laboral y social de las personas con discapacidad y poner de manifiesto que este sector de la población que normalmente recibe ayuda, también es capaz de darla.

Algunos rostros conocidos como el diestro Juan Serrano Finito de Córdoba, la modelo Arancha del Sol, así como las periodistas Ana García Siñeriz y Marta Robles han apoyado esta iniciativa.

Todos ellos han pasado por el estudio de radio de la fundación, donde han sido entrevistados por Daniel, Marta y Santiago, tres jóvenes con discapacidad, del programa "Radio o lo que sea", que se emite por EFE-Radio.

La Fundación Juan XXIII, que desde hace 48 años se dedica a la integración de las personas adultas con discapacidad intelectual, ha abierto hoy sus puertas para dar a conocer sus actividades asistenciales y formativas.

La institución, que dispone de financiación pública y privada, cuenta con unas instalaciones de 12.000 metros cuadrados en el madrileño distrito de Vicálvaro, con un centro de día, un centro ocupacional, un centro de formación y un centro especial de empleo, a los que acuden seiscientas personas al día.

Su principal objetivo es prepararles para el empleo y darles oportunidades gracias a convenios con empresas y las siete líneas de negocio que tiene internamente, donde el 80 por ciento de los empleados son discapacitados (servicios de catering, huerta ecológica, de márketing directo, almacenaje y logística, gestión documental, manipulados industriales y regalo solidario).

El director de la Fundación Juan XXIII, Javier Arroyo, pone de relieve las dificultades que se encuentran las personas con discapacidad intelectual para incorporarse al mercado de trabajo, puesto que las empresas ordinarias no tienen ni los recursos ni los conocimientos adecuados para adaptar los puestos.

La Administración tiene "olvidado" al sector de las personas con discapacidad intelectual, según Arroyo, quien reclama una corrección de la ley para diferenciar las discapacidades y concentrar los apoyos donde más se necesitan.

En España, existen un total de 3.787.000 discapacitados, de los cuales el 31,32 por ciento tiene discapacidad psíquica.

En el mercado laboral, hay 1.450.800 personas con discapacidad en edad de trabajar, de las cuales el 63,6 por ciento están en paro y el 36,64 por ciento tienen trabajo.

Las empresas con más de cincuenta trabajadores tienen la obligación de contratar a personas discapacitadas o invertir en proyectos de responsabilidad social corporativa sobre discapacidad, pero un 25 por ciento de las empresas incumple la legislación.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin