Buscar

Condenan a un año de cárcel al camionero detenido durante la huelga de transportes

Agencias
4/07/2008 - 12:08

La titular del Juzgado de lo Penal número Uno de Motril (Granada) ha condenado a un año de prisión al camionero detenido durante la huelga de transportes, de iniciales A.M.C., a quien considera autor de un delito de atentado.

En la sentencia sentencia se considera probado que el transportista se encontraba el diez de junio a las 20.00 horas en la carretera del puerto de Motril a las altura de las instalaciones de Comotrans en el centro de la calzada con un chaleco reflectante y un megáfono dirigiendo el tráfico de la vía "a fin de que salieran camiones" de la sede de la empresa.

Arengas para atropellar

Personada una patrulla de la Policía Nacional con los prioritarios encendidos, está paró el vehículo policial a unos dos metros del ahora procesado al que oyeron arengar "atropelladlos, matadlos", "frase que repitió al menos en dos ocasiones, intimidando gravemente a los agentes de la autoridad vista la salida continua del lugar".

Según se explica en la sentencia, la autoría del acusado "se desprende de la prueba practicada y ello a pesar de negar haber proferido las frases intimidatorias contra los agentes". En el juicio rápido celebrado en Motril el 19 de junio el camionero sostuvo que se encontraba en las instalaciones de Comotrans y no en la vía pública y que no se hallaba regulando el tráfico, sino facilitando la salida de los camiones para evitar algún accidente, reconociendo que portaba un megáfono, que, según afirmó, no usó.

Declaraciones contradictorias

Por su parte, tres agentes de Policía Nacional declararon que fueron requeridos para acudir a la rotonda que une la carretera del puerto con la nacional a Málaga y Almería, donde se concentraban camiones por la huelga de transportes. Al pasar por la Carretera de la Celulosa, y a la altura de Comotrans, vieron al acusado, al que oyeron decir 'atropelladlos, matadlos', a pesar del ruido existente.

Por otro lado, la juez considera "contradictorias" las declaraciones de los tres testigos presentados por la defensa, que corroboraron el dato del ruido de los cláxones de los camiones. El primero dijo oír a los agentes insultar al acusado y amenazarles "a pesar del ruido reinante". El segundo, uno de sus compañeros, aseguró que el condenado no utilizó el megáfono y el tercero, un periodista, aseguró ver al transportista usar el megáfono y acercarse el vehículo policial a un metro del mismo, al que luego detuvieron.

El vehículo policial

"Resulta por tanto probado" que ese día había concentración de camiones procedentes de Almería y que el acusado dirigía el tráfico dando instrucciones a los camioneros provisto del megáfono. "Cuando llegó el vehículo policial lo hizo por la espalda del acusado que, no obstante y según los testigos, se volvió en varias ocasiones comprobando que llegaban los agente y haciendo señal a los camioneros con la mano para que salieran más rápido", momento en el que dijo 'atropelladlos, matadlos'.

De otra parte, argumenta la juez, "no resulta en este caso relevante" que el acusado no condujera ninguno de los camiones o como argumentó la defensa, que no pudiera ejecutar la amenaza, "dado que el mal anunciado es posible en su realización (...) y despierta el lógico temor de los destinatarios del anuncio". La sentencia no es firme y puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Granada.

Formaba parte de un piquete

A.M.C. es socio de la Cooperativa Motrileña de Transportes (Comotrans), que cuenta con una flota de más de 200 camiones. El acusado fue detenido el 10 de junio en la puerta de la sede de la empresa cuando se encontraba regulando la salida de vehículos durante la huelga. Otro conductor profesional de la misma empresa, J.M.P.M., fue detenido el mismo 10 de junio en la puerta de la instalación de almacenamiento de CLH (Compañía Logística de Hidrocarburos) cuando formaba parte de un piquete que impedía que los camiones de transporte de combustible entraran en la instalación petrolera.

J.M.P.M. fue condenado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Motril el mismo día por "el procedimiento para el enjuiciamiento rápido" y condenado a ocho meses de prisión por el delito de atentado acusado de agredir a un Policía Nacional "al que propinó un fuerte puñetazo en la cara" según la sentencia. Además tuvo que indemnizar al agente agredido con 100 euros y pagar una multa de 120 euros por "una falta de lesiones".


Comentarios 0