Buscar

La Fiscalía valenciana detecta problemas para determinar la edad de menores delincuentes y pide revisión del protocolo

4/07/2008 - 14:41

La fiscal coordinadora de la sección de Menores de la Audiencia de Valencia, Gemma García, expuso hoy que existen "dificultades" para determinar la edad de los menores que delinquen, por lo que abogó por revisar el protocolo establecido junto con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado porque "se ha quedado anticuado". Los métodos para determinar la edad exacta de los menores se revelan, en su opinión, "obsoletos", reiteró, e incidió en la necesidad de trabajar en técnicas que ofrezcan resultados "más exactos y sencillos".

VALENCIA, 4 (EUROPA PRESS)

García, que realizó estas valoraciones durante su intervención en el seminario 'Menores extranjeros no acompañados', impartido en el Ilustre Colegio de Abogados de Valencia (Icav), explicó que los menores que delinquen y luego son detenidos, no suelen portar documentación que les identifiquen.

Por ello, deben someterse a diferentes pruebas, establecidas en un protocolo, para determinar su edad y ver si su caso debe ser estudiado por la Fiscalía de Menores o por un juzgado de instrucción. Entre estas pruebas se encuentra la práctica de radiografías de muñecas, que "no es exacta porque se basa en modelos de otras razas", puntualizó.

García aseveró que éste es uno de los puntos que se debería revisar, ya que "es un tema que va a mucha velocidad" y que, en muchos casos, "desborda". A su juicio, la realidad que envuelve a estos menores "es muy compleja" y cada día aparecen nuevos supuestos "que dejan sin servir los que ya se tenían".

Con esta opinión coincidió la forense Marina Gisbert, quien durante su intervención en el seminario, también concretó, a modo de solución, que en este momento existe un método cuyo desarrollo "serviría para alcanzar resultados muy ajustados a la edad exacta del menor".

Este método, dijo, es el análisis de la densidad ósea, por el cual se determina la cantidad de mineral que posee el hueso analizado, en este caso la cabeza del fémur. Sin embargo, a pesar de que se dispone de un presupuesto para desarrollarlo, no hay una muestra humana que permita realizar el estudio y crear unas tablas fidedignas con las cuales regirnos a partir de ahora. Por ello, instó a los fiscales a que promuevan la disposición de esta muestra de población, porque, subrayó, "de ello depende la trayectoria vital de muchos menores que llegan solos a nuestro país".

ASISTENCIA DE LETRADOS.

Por otro lado, la fiscal de Valencia abogó porque los menores que han cometido un delito cuenten desde el primer momento, en el que se le intenta determinar la edad, con la presencia de un letrado, ya que "comienza un procedimiento en el que pueden verse afectados sus derechos fundamentales", dijo.

También consideró "necesario" que una vez ha concluido el protocolo de identificación de la edad de los menores, se les inscriba en el Registro de Menores no Acompañados, algo que permitiría conocer edades y actuaciones de los detenidos antes de remitirlos a las entidades correspondientes. García fundamentó esta petición en que este registro es "muy escaso" y "no refleja la realidad del número de menores extranjeros en España".

Valoró que "no es posible que, por ejemplo, un menor extranjero sin acompañamiento, que vaga de ciudad en ciudad por el territorio nacional tenga una edad en Huelva, otra en Bilbao y otra en Valencia, dependiendo de los distintos reconocimientos que se le hayan practicado", por ello, consideró necesaria la unificación de criterios.

Asimismo, la fiscal abogó por estudiar "detenidamente" si es conveniente incoar expediente de repatriación o si, por el contrario, es mejor que permanezca en los servicios de protección. Recordó, en este punto, que aunque el ordenamiento jurídico recomienda la repatriación con fines de reagrupación familiar en el país de origen, en muchos casos ésta vulnera derechos fundamentales del menor que deben tomarse en consideración analizando su contexto vital y situacional tanto en el país de origen como en el país de destino.

Así, aseveró que hay casos donde la repatriación sería un "grave error", además de "una falta ética", al tiempo que incidió en que "no se puede pedir a un niño rumano obligado por sus compatriotas a delinquir en España que regrese a su país cuando allí su familia está desestructurada o tiene un trauma psicológico por haber sufrido malos tratos de sus parientes". En estos casos, la tendencia jurisprudencial es evaluar la situación familiar y legal del menor en el país de origen para determinar si es recomendable su repatriación o su integración en la sociedad española.

Contenido patrocinado

Otras noticias