Sociedad

La Estrategia de Intervención Social de la Cañada Real luchará contra el fracaso escolar y velará por la salud mental

La Estrategia de Intervención Social de la Cañada Real recogida hoy en un documento contempla más de 100 actuaciones y 68 objetivos en materia de Educación, Empleo, Sanidad y Servicios Sociales y entre los que se encuentran la lucha contra el fracaso escolar, el fomento del idioma español y el apoyo de enfermeras escolares en materia de salud mental.

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Éstas son algunas de las propuestas que ha anunciado el consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Jesús Fermosel, tras reunirse en la Mesa Social con distintos agentes, entidades sociales y representantes de las consejerías que participan, entre otros.

De este modo, Asuntos Sociales presenta ya el documento de actuaciones que se abordan dentro del marco de la Mesa Social y que constituye una hoja de ruta que es el "fiel reflejo de una solución tangible y definitiva a los problemas que sufren los vecinos de la Cañada", según lo ha destacado Fermosel tras presidir la reunión.

FOMENTO DEL IDIOMA ESPAÑOL

Los objetivos en materia de Educación se dirigirán a concienciar a la población de la Cañada Real de la necesidad de participar en todos los niveles educativos y acabar con el absentismo escolar. Motivos por los que se impulsarán programas de refuerzo educativo en horario extraescolar y el fomento de una mejora de las vías y rutas escolares, una medida que ya ha comenzado a aplicarse en este curso.

Dentro de esa promoción y para evitar la exclusión social se hará un seguimiento del alumnado escolarizado de la etapa obligatoria de 6 a 16 años, con el objetivo de evitar el fracaso escolar y realizar un seguimiento de alumnos mayores de 16 años que abandonan el sistema educativo sin ninguna titulación. También se realizará un estudio sobre el nivel alcanzado de alumnos mayores de 16 años al salir del sistema educativo, para establecer líneas de trabajo específicas con este colectivo.

Además, se fomentará el idioma español entre los inmigrantes para

"mejorar su integración con los españoles que viven en la zona", por lo que se promocionarán programas que contribuyan a superar el desfase lingüístico con cursos de la lengua española para extranjeros. El texto recoge también el control de la protección de los derechos de la infancia y la adolescencia impulsando campañas y acciones de sensibilización.

La Estrategia de Intervención Social incluye entre sus objetivos la formación, la mejora del empleo, fomentar el autoempleo y la creación de empresas que se dirigirán sobre todo a los colectivos más vulnerables: jóvenes, mujeres, parados de larga duración y discapacitados. También se creará un punto de inserción laboral para

colectivos excluidos en paro.

Otra de las ideas es priorizar la colocación de personas residentes en la Cañada, que estén capacitadas profesionalmente, en los empleos generados como consecuencia del desarrollo urbanístico e industrial, así como del equipamiento de servicios básicos. Asimismo, se incentivará la contratación de personas perceptoras de la Renta Mínima de Inserción (RMI).

NUEVO VEHÍCULO SOCIOSANITARIO

El Equipo de Intervención con Población Excluida (EIPE) -- que atiende a una media de 46 niños y mujeres al día -- continuará desarrollando su labor en la zona y contará con un nuevo vehículo sociosanitario para sus desplazamientos.

También habrá un reforzamiento de los recursos sanitarios existentes, se incrementarán y fortalecerán los servicios de atención sanitaria y se realizarán campañas específicas en el ámbito de la planificación familiar y atención a la mujer en edad fértil, así como a las adolescentes.

El programa contará con un apoyo de enfermeras escolares para

abordar temas relativos a la alimentación equilibrada, al manejo de

enfermedades crónicas en los escolares, a la salud buco-dental y la salud mental, "donde se está viendo más problemática en los niños que viven en condiciones de marginación". En este ámbito, el tratamiento se centrará en la ansiedad y la depresión, "muy comunes en la Cañada Real, dada la situación estresante a la que se han venido enfrentando algunas personas".

ATENCIÓN A DROGODEPENDIENTES

Por último, la región ha aumentado 25 plazas residenciales destinadas a los pacientes drogodependientes en situación de alta marginalidad que se encuentran fuera del alcance del sistema sanitario, pasando de 30 a 55 plazas, una medida que supone una inversión de casi 1,3 millones en los próximos tres años. En este sentido, se reforzará la coordinación entre los distintos agentes implicados en la zona para "reducir los problemas" de drogas existentes.

Mientras, los objetivos y actuaciones en Servicios Sociales impulsados por la Comunidad irán acompañados por un convenio con la Caixa, "para la atención socioeducativa de familias con hijos menores, la promoción de la convivencia intercultural, y el fomento del empleo entre colectivos con dificultades".

También se elaborará un protocolo de actuación conjunto entre la

Dirección de Servicios Sociales y el SUMMA, que recogerá las

actuaciones a llevar a cabo en los casos de emergencia social o sanitaria y se promoverán programas de apoyo para mujeres víctima de violencia de género y de fomento de su integración laboral.

Por otra parte se podrá conocer la realidad de las familias residentes en la Cañada Real solicitantes o beneficiarias de la Renta Mínima de Inserción (RMI) y tendrán un seguimiento específico para adecuar sus necesidades.

El documento recoge el 95 por ciento de las alegaciones presentadas por la Fundación de Secretariado Gitano, la Parroquia Santo Domingo de la Calzada, Cruz Roja o Cáritas, entre otras, han sido integradas en el documento. No obstante, las propuestas han sido redactadas a partir de los informes y observaciones de las entidades sociales, asociaciones vecinales y las administraciones implicadas (Comunidad de Madrid y Ayuntamientos de Madrid, Rivas-Vaciamadrid y Coslada).

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin