Sociedad

Comunidad Valenciana declara como BIC Inmaterial la representación de los Milagros de San Vicente Ferrer

El pleno del Consell valenciano ha aprobado este viernes el decreto por el que se declara como Bien de Interés Cultural (BIC) Inmaterial la representación de los Milagros o Milacres de Sant Vicent Ferrer, según ha informado en rueda de prensa la portavoz del Gobierno valenciano, María José Català.

VALENCIA, 10 (EUROPA PRESS)

Según el Consell, este bien patrimonial constituye una de las más preciadas señas de identidad de la ciudad de Valencia y es el elemento que caracteriza y personaliza las fiestas vicentinas que cada año convocan a la población y a miles de visitantes.

La representación teatral de los Milagros de San Vicente Ferrer se celebra anualmente, durante la fiesta y la víspera del santo. La fiesta recae en el segundo lunes de Pascua y el domingo anterior. Se trata de representaciones teatrales infantiles, obritas dramáticas, protagonizadas por niños menores de 14 años vestidos con ropa de la época, y tienen como texto piezas cuyo núcleo argumental está relacionado con algún milagro atribuido al Santo.

Se representan en los altares que secularmente se vienen erigiendo en los barrios de la ciudad de Valencia y en otras poblaciones de la Comunitat. Los milagros se escenifican en las calles sobre estos escenarios decorados con temática religiosa y conocidos como Altars de Sant Vicent. Entre los altares que se levantan, el más antiguo, es el llamado Altar del Mar, que data de 1461 y se instala cada año junto al Pouet de Sant Vicent.

Además del Altar del Mar, la ciudad de Valencia cuenta con otros altares como el Altar del Mercat de los siglos XVI-XVII, el Altar del Tossal con antecedentes en el siglo XVI y documentado en 1655, el Altar del Pilar 1877, el Altar de Ruzafa con antecedentes en 1706 y documentado en 1879 o el Altar del Carmen de 1903, entre otros. Asimismo esta representación en los altares también tiene lugar en poblaciones cercanas a la ciudad de Valencia.

La ubicación de los altares-escenario se suelen corresponder con la fachada de la iglesia parroquial a que está vinculada la corporación o con la de algún edificio que sea emblemático del barrio o centro de la población, de lo que es ejemplo el altar de la calle del Mar, o que tenga una vinculación histórica con la devoción vicentina de ese barrio, como el que se sitúa en el Tossal.

En estos escenarios radican uno de sus valores, es decir, que la representación tiene lugar en un espacio público, la calle, y siempre sobre un escenario. La representación de los Milagros de San Vicente reúnen "un inequívoco valor patrimonial".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin