Sociedad

Diputados del PP se quejaron a la dirección por la gestión de la reforma y piden no sancionar a los díscolos

Parte del Grupo Popular mantuvo el martes un vivo debate interno a puerta cerrada sobre el aborto, previo a la votación

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Diputados del PP aprovecharon la reunión ordinaria interna del Grupo Popular del pasado martes, convocada para repasar el orden del día del Pleno del Congreso, para expresar sus quejas por la gestión de la reforma de la Ley del Aborto. Alguno de los asistentes incluso criticó que este debate vuelva a estar encima de la mesa en plena precampaña electoral, según han informado a Europa Press fuentes 'populares'.

En ese encuentro a puerta cerrada en las dependencias del Congreso del grupo parlamentario, hubo voces que defendieron no sancionar a los diputados que se iban a desmarcar en la votación de la toma en consideración de la proposición de reforma puntual del aborto para introducir el consentimiento paterno al abortar en las menores de 16 y 17 años.

Desde la dirección del Grupo Popular, el diputado Teófilo de Luis señaló que hay someterse a la disciplina del grupo parlamentario y recordó que ellos mismos se han dado esas reglas internas que hay que cumplir, han indicado las fuentes consultadas.

MERINO Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Con el ánimo de convencer a los que ven insuficiente esa reforma parcial del aborto, De Luis defendió que no cabía el voto en contra en la toma en consideración porque sólo era el inicio del trámite parlamentario y que había plazo para presentar enmiendas, incluso con texto alternativo.

El portavoz adjunto del Grupo Popular, Rafael Merino, criticó que algunos hayan utilizado los medios de comunicación para trasladar sus opiniones sobre este tema. De hecho, lamentó que se filtrase la reunión interna celebrada la semana anterior entre la dirección del Grupo y los diputados más críticos con la reforma del aborto para acercar posiciones.

Fuentes 'populares' han señalado que Merino no ocultó su malestar por la ausencia en esa reunión del Grupo Popular de los parlamentarios del PP --Lourdes Méndez, Javier Puente y José Eugenio Azpiroz-- que habían aireado sus discrepancias y que habían enviado un comunicado a todos los diputados para justificar su postura.

En esas reuniones del Grupo Popular, el ponente de las iniciativas del Pleno de esa semana expone a sus compañeros de escaño resumidamente las tesis que va a defender desde la tribuna de oradores. Así lo hizo Marta González, ponente en el debate de toma en consideración sobre la reforma del aborto.

UNA DECENA DE INTERVENCIONES

A diferencia de lo que ocurre en otras ocasiones, el tema suscitó debate y hubo una decena de intervenciones. Además, el tema del aborto había hecho que en esta ocasión se sumaran a esta reunión interna más diputados de lo habitual.

Una de las reflexiones que se puso encima de la mesa, según fuentes consultadas, fue la "oportunidad" de plantear ahora la reforma del aborto, en plena precampaña electoral para las elecciones autonómicas y municipales de marzo. Igualmente, hubo intervenciones criticando cómo se había gestionado este asunto desde el inicio de le legislatura, han indicado fuentes asistentes a esa cita.

Las sanciones fue otro de los aspectos que salió a relucir en esta reunión. Algunas voces pidieron que no se sancionara a los diputados que habían anunciado que se desmarcarían en la votación. Hay quien incluso advirtió de que esas sanciones provocarían que algunos de los votantes más conservadores del PP se sintieran más agraviados.

Desde la dirección del grupo se advirtió entonces, por boca de Teófilo de Luis, que hay que cumplir la disciplina de voto porque si no cumplen esas reglas internas que ellos mismos se han dado al final no se puede trabajar en equipo. También se recordó que en otras ocasiones se había multado por casos similares.

La dirección del Grupo Popular tiene decidido sancionar a los cinco diputados que el martes se negaron a votar a favor de su proposición de ley de reforma parcial de la ley de aborto, pero prefiere esperar a que concluya toda la tramitación parlamentaria de la iniciativa para acumular nuevas rupturas de voto de los mismos u otros parlamentarios. En el peor de los casos, se calcula que un diputado podría sumar hasta 1.800 euros.

En la votación del martes, hubo una diputada que votó en contra, la madrileña Eva Durán, y cuatro que prefirieron no participar en la votación: José Eugenio Azpiroz (Guipúzcoa), Lourdes Méndez (Murcia), Javier Puente (Cantabria) y Antonio Gutiérrez Molina (Melilla).

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin