icon-avatar
Buscar

El Papa pide que no se olviden tres palabras: "permiso", "perdón" y "gracias"

13/05/2015 - 17:25
Más noticias sobre:

El Papa Francisco ha seleccionado tres palabras claves para la vida familiar y social: "permiso", "perdón y "gracias". Así, durante la audiencia general en la Plaza de San Pedro, ha advertido contra los "malos modales" y "malas palabras" que, a su juicio, están calando en una sociedad en la que "amabilidad y la capacidad de dar las gracias se ven como un signo de debilidad, e incluso despiertan recelo".

ROMA, 13 (EUROPA PRESS)

Durante la catequesis que cada semana imparte durante la audiencia general de los miércoles, el Papa ha recordado que "la educación es ya media santidad", parafraseando a San Francisco de Sales. Sin embargo, también ha advertido contra el "formalismo" en las maneras y ha señalado que detrás de esta actitud "pueden esconderse la aridez del alma y el desinterés por los demás".

"Incluso la religión no es inmune a este riesgo, que hace resbalar la observancia formal en la mundanidad espiritual", ha subrayado.

Francisco ha dedicado su discurso a reflexionar en torno a las palabras "gracias", "perdón" y "permiso" porque ha indicado que, a su juicio, son las "claves" para la vida familiar.

"Encierran una gran fuerza: la fuerza de proteger la casa, incluso entre mil dificultades y pruebas; pero su ausencia abre, poco a poco, brechas que pueden hacer que se derrumbe", ha asegurado.

En el caso de la palabra "permiso", el Pontífice ha apuntado la "delicadeza de una actitud no invasiva" que supone disponerse a "entrar en la vida del otro, aún cuando es parte de la propia vida". Además, ha asegurado que el "permiso" ayuda constantemente a "renovar la confianza y el respeto" en lugar de "dar todo por sentado".

"El amor, cuanto más íntimo y profundo es , más exige el respeto de la libertad y la capacidad de esperar a que la otra persona abra la puerta de su corazón", ha manifestado.

Por otra parte, ha hecho referencia a la palabra "gracias", con un llamado a ser "inflexibles en educación para la gratitud" y a "combatir" la tendencia de los "malos modales" y "malas palabras".

Para el Papa, si la vida familiar y social pierden la costumbre de decir "gracias" "perderán esta forma", y ha asegurado que tanto la dignidad de la persona como la justicia social pasan por el "agradecimiento".

En el caso de la palabra "perdón", ha puesto de manifiesto que "cuando falta, las pequeñas grietas se ensanchan" y, "con su pérdida comienzan muchas lágrimas en las familias".

De hecho, ha recordado que la oración del 'Padre nuestro' hace alusión al perdón y a la necesidad de perdonar, y ha explicado que "reconocer los errores y estar dispuesto a restituir lo que se ha quitado es lo que hace digno de perdón".

"Si no somos capaces de pedir disculpas, quiere decir que tampoco somos capaces de perdonar --ha advertido-- Nunca terminéis el día sin hacer las paces".











No ha sido posible realizar el purgado