Sociedad

La familia y la sociedad son el "primer hábitat" para aprender a perdonar, según experto

El director de Investigación de la Schengen Peace Foundation (Luxemburgo), Jaime Cárdenas del Carre, ha asegurado que "la familia y la escuela son el primer hábitat donde el ser humano encuentra la realidad de la ofensa y la posibilidad del perdón".

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

"La familia es el lugar propio para adquirir actitudes socializadoras que se proyectarán después en las relaciones interpersonales", ha indicado.

Según ha precisado, en cualquier disputa familiar se pueden encontrar a escala los elementos de los conflictos: "rencor, dolor, verdad, reconocimiento, reparación, generosidad y tolerancia a la imperfección ajena".

Cárdenas, especialista en Conflictos Armados y Gestión de Crisis, ha destacado también el papel de los medios de comunicación para "potenciar la capacidad de convivir con todos, para comprender, disculpar y perdonar". "Los medios de comunicación pueden favorecer un clima de entendimiento o crear un conflicto sin base suficiente", ha matizado.

Por otro lado, ha advertido de que "no es legítimo responder al fanatismo con fanatismo" y ha indicado que "el mal se vence con el bien, y la mentira con la verdad, no con la violencia". De otra forma, según ha precisado, "el ciclo violento de ofensa y venganza supone que el odio pasa de una generación a otra".

Por ello, ha insistido en que "la familia y la sociedad deben cerrar bien sus heridas, evitar coser sin desinfectar" y ha añadido que es necesario educar en el perdón porque "la memoria no es venganza ni olvidar equivale a perdonar".

En su opinión, "perdonar no significa renunciar a la justicia y a la verdad" sino que supone "dar un bien después de recibir un mal, que impide la revancha y purifica la memoria".

Finalmente, se ha preguntado si se puede perdonar lo imperdonable, lo irreparable y lo inolvidable, y ha contestado afirmativamente ya que "ahí es donde el perdón alcanza su pleno sentido, pues la justicia sola nunca podrá restablecer el equilibrio destruido por la ofensa".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin