Sociedad

La falta de visión a largo plazo y la lentitud marcan el Gobierno de Varela en Panamá

Panamá, 29 jun (EFE).- Panamá, la economía más dinámica de la región y centro de todas las miradas por la reciente inauguración del colosal Canal ampliado, carece de políticas de largo aliento en áreas clave como la logística y el turismo, y arrastra una marcada lentitud en la ejecución del gasto público: ese es el escenario que marca los dos primeros años de Gobierno de Juan Carlos Varela.

En estos 24 meses un importante foco de atención en el país ha sido la cruzada anticorrupción que la Administración de Varela muestra como su bandera, con los consecuentes ríos de tinta dedicados a, por ejemplo, las causas penales contra el expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), quien salió Panamá en enero de 2015 y tiene una orden de detención preventiva dictada por el Supremo.

Pero más allá de esa diatriba, que incluye acusaciones contra el jefe del Estado de supuestamente usar la Justicia para perseguir por razones políticas a sus detractores, y aplausos de sectores sociales y políticos a la lucha oficial por la transparencia, los analistas señalan que el Gobierno se ha quedado corto a la hora de definir una visión a largo plazo en asuntos imperativos para la economía y la calidad de vida de la población.

El exministro de Economía y socio principal de la consultora Indesa, Guillermo Chapman Jr, aseguró a Acan-Efe que el Ejecutivo no ha logrado definir políticas públicas de largo aliento en áreas como la educación y la salud, ni ha identificado líneas estratégicas para aprovechar las oportunidades que abre la ampliación del Canal, que inició operaciones comerciales el lunes pasado.

Chapman coincide con el administrador del Canal de Panamá, Jorge Quijano, en que las zonas aledañas a la vía interoceánica deben ser aprovechadas para instalar puertos que presten servicios logísticos y complementarios, de manera que la ganancia del ensanche no se limite al cobro de los peajes y haya una derrama a otros sectores.

Desde hace más de un año hay una propuesta de ley en el Parlamento para que se desarrolle un gran puerto en las riberas del Canal, el de Corozal, un proyecto que solo en su primera fase involucra al menos 600 millones de dólares pero que se ha estancado por el tema tributario.

Ese es un ejemplo de la falta de visión a largo plazo del Gobierno, aseveró sin titubeo Chapman, y remató diciendo que en esa misma situación se encuentran la agricultura y el turismo.

Otro factor que ha marcado la administración panameña en los últimos dos años es la lentitud, no solo en la ejecución del gasto de inversión pública sino también de proceso como la entrega de los permisos de construcción.

Esa situación se ve parcialmente reflejada en la desaceleración en el ritmo de crecimiento económico, que fue de un 5,8 % en el 2015, una tasa que sigue siendo envidiable pese a ser la más baja registrada de la última década, en la que el país acumula un promedio de 8 % de expansión de su producto interno bruto (PIB).

El entorno internacional, con un crecimiento muy lento cuando no hay contracción, también ha impacto en la economía panameña, que tiene en la exportación de bienes y servicios, especialmente los financieros, uno de sus principales pilares.

Para el expresidente del Colegio Nacional de Economista Adolfo Quintero, la lentitud de la inversión pública, muy criticada por el sector privado local, ha golpeado el mercado interno.

Ese ritmo lento de inversión pública ha comenzado a mejorar, en opinión del economista. El presidente panameño "es consciente que la dinámica del mercado interno viene un poco lento como consecuencia de la no ejecución de la inversión pública" y ha pedido más agilidad a sus funcionarios, dijo.

En ese sentido, tanto Quintero como Chapman se refirieron especialmente a la demora en la entrega de los permisos de construcción.

Esos procesos "se están demorando más de lo esperado y eso quita estímulo al inversionistas del sector" de la construcción, uno de los que tiene mayor efecto multiplicador en las actividades mineras no metálicas, en las comerciales al mayor y minorista, y en el empleo, recalcó Quintero.

Otras críticas al Gobierno de Varela son el manejo de las políticas de seguridad, pese a que los portavoces oficiales insisten en una clara mejora en los índices de homicidios, y de salud, en los últimos meses en la palestra por la elevada incidencia de la influenza y la muerte de al menos 37 personas por gripe A.

Varela, quien ha marcado distancia con los medios y se ha mostrado muy cauto en sus declaraciones, defenderá su gestión el próximo viernes, cuando ofrezca un informe en el Parlamento por los dos años de su Gobierno, que concluye en 2019.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin